viernes, 7 de noviembre de 2008

Francisco Cenamor

-Leganés, España-

si un día me besaras

si un día me besaras
si una tarde tu voz sensual arrullase mis oídos
si tus manos una noche abrasasen mi cuerpo
si tu sonrisa brillase siempre en mis ojos

entonces
entonces un río de lava saltaría sobre la autopista
los pájaros perdidos comerían en la silla de ruedas
relámpagos cubistas pintarían de añil las paredes
gandhi dejaría por fin su eterna huelga de hambre
el manantial volvería a su punto de partida recordándose
un cansancio de siglos se iría de aquellos hombros quemados

entonces
entonces otras voces se le olvidarían a mi voz
las caricias pasadas se encerrarían en el museo de las flores
un toro azabache huiría de la muerte estocada para ponerse a tus pies
bogart cerraría su bar en casablanca para sumarse a la causa
david invitaría a goliath a cenar para no tener que matarlo
una vieja mendiga daría su último cuscurro de pan a las palomas

entonces yo ¿qué haría?
callar
mirar al cielo y rezar en silencio

................Del libro Amando nubes (Talasa Ediciones, Madrid, 1999)


solo en barcelona

uno no se siente más yo
que cuando está solo en una ciudad que no conoce
y además hay calles desabridas
con hileras de dos faros que no se detienen
y oloroso silencio frente a la sagrada familia
ese esqueleto de fantasma
cuyas puntas se pierden en la noche del cielo
y el viento sopla frío
y las farolas están tristes
y las palmeras quedan ridículas en aquel frío
y por fin la rambla
donde paseamos todos los forasteros
y miramos cómo recogen las flores
y las putas tan jóvenes y negras
–como en tantos lugares–
y bajamos los ojos
y alguien mira y hace señas
y la ciudad es hostil de repente
y coges el metro en drassanes
hasta el frío hostal donde te alojas
y en la habitación piensas estás solo
pero es que esta vez querías estar solo

por eso es mejor que ella no haya venido
y hubiese mar y olor silencioso
fantasma de sagrada familia y ciudad que no conoces
farolas tristes y la rambla
forasteros y putas y metro
y la habitación del hostal donde estás solo
porque esta vez quieres estar solo

...................Del libro Ángeles sin cielo (Ediciones Vitruvio, Madrid, 2003)

*************************************************************
Conciencia
La conciencia individual

llega a la paz en calma.
La conciencia colectiva,
cuando toma conciencia,
produce incontrolables terremotos de pájaros.
Hamlet Lima Quintana


*************************************************************

2 comentarios:

  1. Un saludo Cena, desde este rincón del Sur, un gusto leerte.

    Gabriela Abeal

    ResponderEliminar
  2. Gracias Gabriela, y gracias a vos Francisco, por permtirme dar a conocer tu voz a través de esta publicación literaria.
    Un cariño
    Analía

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner