miércoles, 10 de septiembre de 2008

Víctor Hugo Tissera

Humanidad de barro

Han callado los himnos
que en el alma me habitaban.
Por eso vuelvo
con el grito del silencio
a buscar crepúsculos despiertos,
en las vetas anquilosadas de mis pasos.
Mi mirada es un océano de piedra
donde golpean los inviernos
sus placeres de triunfo.
Por mis venas
cruzan relámpagos de fuegos
como enormes cicatrices.
Estoy frente al sabor de la desdicha
con una cruz de llanto entre mis manos,
y el cansancio de la luz
desvaría sobre mi humanidad de barro.
Pero sé que aún desde las grietas
donde la muerte hace pactos con el cielo,
vendrá el abrazo apenas perceptible
desde la piel de un ángel sin rostro ni memoria,
que llenará de músicas mis lágrimas
para reconciliarme con Dios y con la vida.

……………………………Del libro Detrás de la mirada


Perdón de sílabas

Gime la palabra
su perdón de sílabas
en el rostro del silencio.
La espesura devora los secretos,
y la memoria se lleva las metáforas
con una lluvia negra
de pájaros sin nombres.
Por los huecos de la tempestad
se destensan los violines
y no hay tiempo musical
en la fecundidad del pentagrama.
El poeta
clausura el fervor de los versos.
Su voz, se desborda dolida
sobre la huella de un instante
que ha perdido la cordura.
Luego, y a modo de despedida,
cae de rodillas
porque sabe que hay un ángel
de la muerte,
que asesina a la belleza.

……………………………………………..Poema inédito


Por seis limones

Duele esta chatura
y la soledad de niño
donde gotea la lágrima irreversible,
de las cenizas de la llama
que apagó mi canto.
Duele esta agonía
que hunde en la tragedia
al niño-pájaro
que no puede tocar el iris de la luna.
Duelen las monedas que mendiga
cuando llama puerta a puerta
con ojos interrogantes,
ofreciendo seis limones.
Y hay silencios por respuestas.
Y hay respuestas de silencios.
Sólo alguien enternecido
le acaricia la cabeza,
y deja en su palmita
el metal de la desdicha.
Duele la miseria mía y tuya
de adultos sin grandeza,
que cegados y sin alma
no encontramos la vergüenza.
¡Cómo duele, tanta indiferencia,
en un mundo que le roba
sus derechos más sagrados!
Pero duele, duele mucho más,
su grito de presencia
sepultado en el olvido
insensible de los necios.


Víctor Hugo Tissera - Cañada de Gómez, Santa Fe
http://www.radioutopias.net/victor_h._tissera.html


******************************************************
Aunque las puertas se cierren
aunque no me sienta bien
aunque el tiempo pegue fuerte,
sé que voy a estar de pie.
Alejandro Lerner


******************************************************

4 comentarios:

  1. Víctor por la palabra
    gracias

    cordialmente alba estrella gutiérrez

    ResponderEliminar
  2. Victor es poeta desde siempre, desde todo, desde cuanto, desde la sublime confesión de su música y su calma. Gracias, poeta y gracias, Analía, por regalarnos su poesía.
    Alicia Perrig

    ResponderEliminar
  3. Víctor, fue lindo encontrarnos, verdad?
    Qué puedo decir de tus poemas...
    que volví a leerlos y siguen pareciéndome buenísimos.
    Me alegra que te hayan gustado los míos.
    Un cariño.........Alicia Borgogno

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias por sus palabras, queridas Alba y las dos "Alicias". También encuentro calma y profundidad en los poemas de Víctor, así como gran dolor a veces.
    Y te agradezco, querido amigo Víctor Hugo, tu confianza al permitirme compartir tu voz. Agradezco tus palabras de aliento y solidaridad constantes.
    Un abrazo y mi cariño para cada uno de ustedes.
    Analía

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner