domingo, 14 de diciembre de 2014

Victoria Servidio

Espejismo dorado
refleja la pena
                  ¡ay! esa pena…

el ayer
ondea en la nostalgia 
                 cuando vestidos
                 de verde paisaje
se abrían los capullos
al ardor del contacto.

hoy el río suplica
                      le ofrendo
lo que el tiempo
ha dejado:

la premura
                    del verso
en un enjambre
                       de alas.


Ojos de mar

universo
                de espuma
espejo
               del cielo

diamantes de sal

              luz en mi arena


Nombre sin rostro
cuerpo invisible
me lleva
           en el brote
           en la hoja
           en la voz
           en la cruz del silencio.

tiempo sin pausa
no queda
ni la mirada
me lleva
           inexorable
me lleva…
    
   
Al llegar esa hora
preñada
               de sombras
cuando el mundo calla

pasa un auto
             ladra un perro
en cada equina

redobla
            un paso solitario

 lujuria de gatos 
                 en los tejados 

 esencia del árbol
 cruje  
                 en la madera

balance
        de debes y haberes
ayeres y mañanas

el sueño se fuga
entre conjuros

mido planos
       no puedo edificarme

entre escombros y cenizas
me elevo
                en los andenes
a la espera de un tren
       cargado de palabras.


Torbellino
que sublevó
                    mis pájaros
tronar de cascada
                avizorando espuma

relámpago, trueno
                  pregonero de lluvia
alarido salvaje
             en la fragua de mi selva

fundido en el desierto  
                       de tus caravanas. 


Poemas del libro De mí. Editorial El copista, Córdoba, Argentina, diciembre 2011.

Victoria Servidio
Cosquín, Córdoba, Argentina

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner