sábado, 15 de junio de 2013

Alfia Arredondo Orozco

-San Juan, Argentina-


He profanado este templo
demasiadas veces,
dejé entrar a extraños
y olvidé nombres divinos,
se apagaron las velas,
las risas fueron oscuras
formas del desamor.
Fui Agamenón
con su ira y su sordera,
fui Casandra
con su candidez y sus visiones.
Mi templo quedó en ruinas,
después
fue difícil volver a creer
que las velas podían encenderse.
Las ruinas quedan para recordarnos,
el amanecer se repite
para acabar con la noche.

*  *  *


Un insecto diminuto
posó su fragilidad aparente
sus alas a punto de quebrarse,
en el vidrio frío.
Agitó el aire
como un Dios que no pide permisos,
su fortaleza me fue incomprensible.
Podría aplastarlo en un segundo
pero sentí la torpeza de pie
la soberbia de un cuerpo gigante
absurdo raciocinio
ante semejante misterio.
Él agitaba su vuelo
sin temor a la lluvia,
el vidrio crepitaba
en sus patas invisibles,
yo ajena a tanto…
escuché su libertad
como un susurro sagrado.

*  *  *


Soy otra,
no soy la misma de hace un segundo,
cada vez que parpadeo
ella muere
y ella nace,
algo quedó atrás;
llevo una eterna despedida.
El tiempo es un cristal extraño,
es el canto de un pájaro
que me nombra para que vuelva.
Se están cayendo los pedazos
y tiemblo en el desgarro.
El vacío da lugar
a que algo pueda completarse
y renacer
como la otra
como la desconocida que me espera
en cada bienvenida.

*  *  *


Sentados entre bolsas plateadas,
habiendo recorrido simulación de felicidad
en vidrieras secas;
sentados ahora
vemos de reojo
pies descalzos escabulléndose con sigilo
tomando deshechos
de seres humanos
olvidados en las mesas.
De reojo preferimos,
mejor los mosaicos del piso,
mejor huir al propio espejo
que retumba como campanario,
mejor la migaja de moneda
             o sonrisa
             o este poema
             donde lavar
             nuestras manos. 


Poemas del libro La Lógica del Jazmín. Ediciones La jarilla, San Juan, Argentina. Septiembre 2012

***********************************************
Deberíamos vivir tantas veces como los árboles, que pasado un año malo echan nuevas hojas y vuelven a empezar.
José Luis Sampedro

***********************************************

2 comentarios:

  1. hola me gusta mucho como escribe alfia arredondo, quiero conseguir este libro pero aca en buenos aires no lo encuentro.
    como puedo hacer para comprarlo, dejo mi e-mail. gracias
    cetreriaarte@hotmail.com
    pablo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Pablo: Gracias por tu contacto.
      Desconozco dónde conseguir el libro de Alfia Arredondo. Posiblemente puedas encontrar más poemas de esa autora en otras páginas de la web. Yo sólo me dedico a la edición de la revista literaria digital con voz propia, publicando y difundiendo a escritores contemporáneos.
      Un saludo cordial
      Analía

      Eliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner