lunes, 19 de septiembre de 2011

Rosa Lía Cuello

-Cañada de Gómez, Santa Fe, Argentina-

Tus manos


La soledad se filtra en tu mirada
y tu risa acaricia el alma
sedienta de experiencias.
Tu boca besa mis silencios
cuando en la tarde espero a que vuelvas.
Tus pasos se llenan de promesas
para intentar regresos.
Y tus manos son dos palomas
con la fuerza del águila
posándose en mi espalda.


Pájaro de abrazo

Fuiste pájaro de abrazo y no lo sabes,
cuando los harapos del delirio
anclaron el coraje en los cristales.
Fue la tarde o la noche, no recuerdo,
que callaba estremecida uniendo soledades
la que me hizo arder en la penumbra
de tu amor entero.
No quise aceptar que en la mirada
ardían los leños de tu llama inextinguible
y tus proféticas manos aún cargadas de utopías
desplegaban estandartes con mi nombre.
Moríamos las muertes cotidianas
cuando el deseo cabalgaba en los portales,
por haber vivido a contramano
cuando el amor golpea,
porque eras el poema que surge en una lágrima
cuando los restos del amor disperso tambalean,
desflorando la raíz de la conciencia.
Te amé con el cuerpo y la palabra,
con la sorpresa en la piel, sin necedades,
con la tormenta queriendo absorber el fuego
en los suspiros de la fragua,
y después seguí con el corazón quebrado
deambulando cansancios en la tarde.


*************************************************************
Procura amar mientras vivas, en el mundo no se ha encontrado nada mejor.
Máximo Gorki


*************************************************************

5 comentarios:

  1. Bien, Rosa Lía, se ama y se cuenta con intensa armonía.
    Un abrazo, amiga
    Betty Badaui

    ResponderEliminar
  2. Gracias Analia por este espacio y a Betty un abrazo grandeee..besosss
    Rosa Lía

    ResponderEliminar
  3. Gracias por tus conceptos, querida Betty.
    Un gusto publicarte, querida Rosa Lía.
    Saluditos
    Analía

    ResponderEliminar
  4. Gracias querido Gus
    Recibí mi abrazo
    Analía

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner