martes, 12 de enero de 2010

Marcelo Valenti

-Rosario, provincia de Santa Fe, Argentina-


Para su coronación
preparan los zánganos
un
pétalo terrible.
Se inmolan creyéndose
bellos
y
son
apenas
útiles.


* * *

Recibí
una sucesión
de mil hojas
al abrir
un libro
en el
bosque.
El agua
como
único testigo.
Los otros atravesaron la floresta unos minutos después.
Ya era tarde.


* * *

El
intruso de barro
depreda
los almácigos.
Busca la
espora
que cifra
el silencio.
Sólo una perla enloquecida puede ayudarlo.
Pero,
está dispuesta, lo hará,
ya se queja el horizonte,
escindido
por el triunfo.


* * *

En los libros del aire
lee
la anciana:
las monedas enterradas
en lo más profundo
del jardín,
aseguran
que serás
próspero.


* * *

Quería
el prestigio de
los famosos
jardines
colgantes.
Y también
el vértigo
de una isla
en permanente vuelo
a la que ascendería
por escalas
invisibles.
Sobre la página en blanco
describo
el deseo.


* * *

a Norma Padra

La maga
lo había advertido
en la borra del café:
hallarás el mapa de la isla de
las violetas
en los ojos de la gacela,
visitarás un bosque.
Reímos como rabdomantes
en el laberinto
desanudado
por nuestra caminata cómplice.


*************************************************************
Pero a ti quiero mirarte hasta que tu rostro se aleje de mi miedo como un pájaro del borde filoso de la noche.
Alejandra Pizarnik

*************************************************************

4 comentarios:

  1. Gracias Marcelo por tus poemas. Me gustó tu economía de palabras para decir. Un abrazo, CB.

    ResponderEliminar
  2. Marcelo: Desnudas la poesía hasta mostrar la arquitectura exacta del poema. Gracias

    ResponderEliminar
  3. Marcelo y esa magia que va más allá de lo que se lee en sus poemas, un abrazo a los dos Gus.

    ResponderEliminar
  4. Queridos Norma, Claudio y Gus:
    Muchas gracias por sus comentarios elogiosos hacia la poesía de Marcelo.
    Cariños
    Analía

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner