martes, 2 de diciembre de 2008

Gabriel Gómez Saavedra

-Concepción, provincia de Tucumán, Argentina-

Nocheucaliptos


Vos buscándome,
yo sin encontrarme.

Toda la noche
hace parte en las siluetas de los eucaliptos
cuando la ciudad
es afuera.

En tu boca
la noche había puesto
la única flor
que pudo aspirar sin romper.

Yo, solamente me buscaba
por la lija del aire
entre las hojas de los eucaliptos.


Ruta 38

Todavía tengo este dolor desorientado
y la boca seca.
Estoy recién salido de una ascensión algodonada,
del paisaje donde el blanco lo pisa todo
y uno no termina de ser engullido.
Ahora me aquieto en esta síntesis
diagramándose de voces superpuestas
y de pasos que gotean con el suero.
Cayéndome ajenos
por la baja guardia de la yacencia.

Hay un pedazo de conciencia que se me debe,
atrasado entre el caucho frenado,
los metales retorcidos del auto
y los de la rastra cañera;
como si a la luz del oxígeno
la enterrara temporalmente
un golpe de ceniza.

Supongo que es domingo.

Los azulejos de la sala del hospital
se cuadriculan con las filas de las hormigas del hielo.
El alto yeso del techo,
el ácido olor de las esterilizaciones
y el cavernoso hueco del que abandonó la cama de al lado
se intercalan perteneciéndome.

Sí, debe ser domingo,
la descuidada lluvia
afuera
va como afirmándolo.

*************************************************************
Ordenar una biblioteca es una manera silenciosa de ejercer el arte de la crítica.
Jorge Luis Borges

*************************************************************

2 comentarios:

  1. Poemas que destilan el aroma de la nostalgia. Personalmente me gustan mucho.
    Víctor H. tissera

    ResponderEliminar
  2. Gracias Víctor, con sabor a nostalgia de la tierra, verdad?
    Un cariño
    Analía

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner