lunes, 19 de febrero de 2018

Isabel Cristina Arroyo Calvo


Yaceré en tu entraña

Rompo el muro del dolor,
lobo de tristeza que aprisiona la voz
de la montaña en la mirada ancestral
que fermenta mis días.

Soy territorio.
En mí crecen las llanuras
para extender el abrazo
a los fuegos sutiles del tiempo.

En mi entraña la fauna levanta su grito,
como un presagio del dolor
que persigue mis recuerdos,
esos con los que el tiempo
alza su garra inevitable.

La Tierra cosecha en su entraña
el fuego de sus piedras,
que bajan por sus pliegues
a rozar los días entre las montañas.

Yo seré raíz
en tu abrazo, Tierra.
Sobre tu cascada nocturna,
laberinto de savia que nutre el silencio,
brotarán palabras sembradas con lluvia,
con la espesa luna y el grito profundo

que brota del viento.


Nace la poesía como un rayo

Que la poesía sea un grito,
rasgada piel que abre el dique
para romper la esclavitud,
agua que desborda sus nacientes
y vierte el timonel de la esperanza…

que fluyan en libertad los pasos,
que fluya el verbo para arrancar
los holocaustos que se ciernen
sobre estos cielos donde el dolor
oscurece los cimientos.

Hombre, que en su desnudez
labra y ama su raíz de sol sobre la tarde,
descubre auroras desde tu voz,
desde el atolondrado grito del yigüirro
que recibe en su opaca silueta
tu mirada donde revientan las luces
y tiritan luciérnagas de mar, gaviotas
abrazadas a los salinos cauces.

Con tu voz puedes ser yunque,
espiga abierta entre los claroscuros,
mano de labrador esparciendo semillas
de sueños en la alameda,
pasajero del tiempo,
viajero que acuchilla la noche
con su canto.

Poeta…, muéstrale a los caminantes
tu libertad de animal salvaje,
que se abraza a la Tierra
desde su savia dolorida,
que sea tu simiente el llamado
de la naturaleza para llenar de fuego la vida
desde el espejo de su sencillez de rayo
sobre el paisaje. 


Entre palabras que mueren

¿Quién soy sino una hoja que flota,
un camino sin rumbo,
un labio sin espera,
el columpio que agita los rostros
sin conocer sus nombres
                   sin conocer               su grito
                                  su verdad
                                  su angustia?

¿Quién soy…?
¿Me dirías mi nombre?
¿Me dirías si quiero tomar una estrella
o sólo jugar con la arena
mientras pasa el tiempo
con su dolor de fuego?

¿Tomas mi mano
o dejas que mi pañuelo agite los silencios,
o llene de sueños muertos el sitio de la espera?

Mis ojos quieren correr horizontes,
desanudar el verbo,
vibrar con el grito del viento,
queremos deshojar de lamentos
la ruta del mendigo,
pero en la espesura del tiempo
se agita
           un… más tarde,
un más adelante que muere entre palabras
           que mueren.


Isabel Cristina Arroyo Calvo
San José, Costa Rica

14 comentarios:


  1. Estilizados versos surrealistas con gran número de creativos simbolismos. Muy estéticos y sentidos. Abrazos del alma. Felicitaciones Edda Ottonieri
    de Maggi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu lectura, Edda.
      Cariños, una buena semana
      Analía

      Eliminar
    2. Muchas gracias por sus palabras, que guardan tanto estímulo y apoyo para el escritor latinoamericano. Me encanta que le gusten mis poemas.

      Eliminar
  2. Muy hermosos poemas, te felicito, isabel, abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco tu lectura, Ronald.
      Saludos cordiales, una buena semana
      Analía

      Eliminar
    2. Muchas gracias, mi maestro muy querido, don Ronald Bonilla, sin su apoyo y guía mi labor no sería lo que es.

      Eliminar
  3. Felicidades Analía, recibe también mi saludo.
    También me alegra mucho la participación de Isabel.
    Éxitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus generosas palabras, querida Marianella. Sabes que tienes un espacio en esta revista literaria por si algún día quieres enviarme tus textos, verdad?
      Mis cordiales saludos, que estés muy bien
      Analía

      Eliminar
    2. Gracias, Marianella, querida poeta, me estimulas a seguir adelante.

      Eliminar
  4. Hermosos poemas Isabel. A seguir adelante con tu trabajo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Analía felicitaciones por la revista. Estas iniciativas estimulan, hermanan y establecen un diálogo de voces muy importante siempe. Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Valoro tus palabras pues me reconforta realizar esta tarea, me agrada saber que las voces llegan a los lectores.
      Saludos cordiales, que estés muy bien
      Analía

      Eliminar
  6. Muchas gracias por sus observaciones, me estimulan para seguir con la poesía como mi camino. Mucho valoro sus palabras, Unknown.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner