jueves, 3 de enero de 2008

Araceli Otamendi

En el Cielo viven espléndidamente

….En el Cielo viven espléndidamente A, B, C y D, seguramente F. Es un cielo intelectual e infinito adonde no llegan las palabras ni los signos.
….En la Tierra, los sacerdotes de la nueva religión intelectual pujan por subir a ese Cielo y desde abajo, armados con palos de arena van dando golpes al aire tratando de bajar de ese Cielo a A, B, C, D, seguramente F, mientras las armas se les deshacen en las manos como papel mojado.
….También en la Tierra, cientos de escribas plasman en el papel y en cómodas cuotas sus invenciones que no son otras más que las que se inspiran tímidamente en A, B, C y D, seguramente F.
….En el Purgatorio, conviven muchos escribas. Demasiados bosques han sucumbido, demasiados árboles cortados para imprimir palabras, historias que son casi las mismas que escribieron A, B, C y D, seguramente F.
….En el parnaso y en las bibliotecas, pueden escucharse las voces de A, B, C y D, seguramente F. No se han quedado mudos, sus voces pueden oírse desde lejos, muchas veces se ríen y sus carcajadas estallan, lejanas y llegan a nosotros, a quien quiera escucharlas sin rencor, sin envidia, sin prejuicios.


© Araceli Otamendi – 2004- Todos los derechos reservados
Este cuento fue publicado en la revista La oveja negra (Trelew, Argentina)


Carta a Paul Gauguin
………………………………………………………………………………París, Septiembre de 1893
Querido Paul:

Me alegró mucho tu última carta, saber que estás bien, por fin encontraste tu lugar en el mundo, y no te falta nada, ni material ni espiritual para seguir adelante con tu pintura. He estado leyendo las páginas que me enviaste del libro que preparás sobre Tahití, me gusta mucho la parte donde hablás de los colores y la naturaleza, tu forma de entender la vida y el arte, será un gran libro cuando esté terminado. Tahití no será la bahía de Río de Janeiro, por los arrecifes de coral para entrar al canal, como vos decís, pero es un lugar ideal para desarrollar tu arte.
El gran artista que sos ha sido reconocido aquí en París, tus cuadros de colores fulgurantes y figuras salvajes se venden muy bien. Los críticos han dicho ahora que vos y Vicent Van Gogh son los artistas más grandes del siglo. Tu sueño de hombre libre, de artista se ha visto recompensando en vida ¡Felicitaciones!
También me alegra mucho saber, por tu última carta, que la atención en el hospital de Tahití es gratuita y se atiende a todos por igual sin mirar antes en los bolsillos de los pacientes. Ha sido excelente la iniciativa del Rey Pomaré, sin duda el rey de los nativos es un rey muy amado y respetado, pronto se extenderá esa modalidad aquí también, en el continente.
Recibe un cariñoso saludo para vos y tu vahiné.
Te recuerdo siempre.
………………………………………………………………………………A.O.

© Araceli Otamendi
Texto inédito

Araceli Otamendi – Buenos Aires
Directora-Editora Revista cultural Archivos del Sur:
http://www.quadernsdigitals.net/index.php?accionMenu=proyectos.VisualizaProyectoIU.visualiza&proyecto_id=2

************************************************************

El árbol está ensimismado siempre, cavilando con la frente velada, y sin embargo siempre con los brazos abiertos a todos los pájaros transeúntes.
Luis Franco

************************************************************

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner