jueves, 29 de julio de 2010

Alicia Cora Fernández

-Buenos Aires, Argentina-

A Pablo Neruda

Nacimiento madurado con uvas de Parral en Chile,
rieles paternos que le marcan un destino viajero,
y paloma dormida es la figura ausente de su madre.
Escribe Nocturno ideal y no le basta.
Crea Crepusculario y ya es él con mayúsculas.
Precoz avalancha de palabras en rima.
Negro el mar de sus tormentas,
cascada en tonos disonantes es la voz del poeta.
transformadora de guijarros en diamantes.
Ama más allá de las noches y los días.
y vive con la intensidad de un poseso.
Llora su amistad sobre el cuerpo del vate Federico,
aquél de la copla moruna,
que yace con flores de balazos negros en su pecho.
Pasó la vida y ya no estás en tu casa con alas al mar,
poblada de pájaros y sueños, de amaneceres sin sombras.
de palabras escritas con pluma de halcón y papel de viento,
la Isla negra sigue iluminada por tu luz.
El legado está intacto, referentes poemas
bálsamo del amor, líneas de pasión y de sangre.
Yo te convoco Neruda, busco tu sollozo ahogado en licor,
navego el mar de la isla, recorro tu casa blanca,
canto isas marineras y camino viejas sendas que no te olvidan.
Sentada en la arena, espero a mi musa que no vino a verme,
no la llamo, porque sé que está bañándose en tu mar de palabras sabias
y abrevando su sed de sabiduría
en el pozo de tu sombra inolvidable.


Aquelarre en los espejos

El atardecer con su cuota imprecisa de noche y día
estaciona en una galería de espejos que invita al aquelarre.
Mi figura se multiplica en las lunas azogadas,
y se acurruca en el fondo de pupilas con pestañas de sueño.
Este camino espejado me devuelve amores,
ésos que se fueron y dejaron graffitis de ternura tatuados en el alma.
Aún duele la nostalgia de patios vestidos de otoño
y de aquel susurro de una radio disfónica en 2 x 4
Estoy negándoles partir, los encierro egoístamente y se quedan sin quejas.
Ahora veo a alguien parecida a mí cubierta por un blanco vestido de novia.
Una luna más allá me regodeo con amados embarazos
que justifican esa imagen con tres talles más.
Llego al último espejo y antes de tener la noche en el alma y en los ojos
revuelvo el caldero borracho de incienso
tratando de hallar algo que me diga que todavía estoy.
La piedad es conmigo
y estoy,
no igual, ni siquiera similar a la que fui.
La nueva luna le regala alas a mi espalda,
pinta un halo de luz a mi alrededor,
y me ayuda a reconocerme.

*************************************************************
Nunca creí que pudiéramos transformar el mundo, pero creo que todos los días se pueden transformar las cosas.
Françoise Giroud

*************************************************************

12 comentarios:

  1. ALI: a Pablo Neruda le diste tu "toque" con hermosa prosa poética engalanada con ricas metáforas que estimula al lector .
    Este poema tiene conceptos limpios, claros, y contundentes.
    Bellas frases bien colocadas, por momentos ásperamente unidas. Me hubiese gustado ver una línea de espacio en blanco o punteada en el paso de tercera a segunda.
    En todo momento se nota la claridad de tus ideas, y la fluidez y riqueza imaginativa para plasmarlas.
    Además, me gusto mucho la temática.
    Un cariño grande, y a seguir. CACHO

    ResponderEliminar
  2. Alicia,que pentagrama tan amplio y espectacular posees,al permitirnos a tus lectores descubrir que lo real, es una mera mentira de los sueños ¡que son mas reales! escondidos en tu pluma de poeta contemporánea.

    Abel Espil

    ResponderEliminar
  3. Cacho y Abel:
    Muchas gracias por los elogiosos conceptos referidos a la poesía de Alicia Cora. Es un gusto incluirla en esta revista literaria.
    Un saludo cordial
    Analía

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno Alicora,los poemas tienen tu impronta,muy original por cierto,siempre admire de ti la riqueza de imágenes poéticas,fue un deleite leer tus letras

    ResponderEliminar
  5. Bellos poemas Ali, un gusto leerte.
    Un abrazote Gus.

    ResponderEliminar
  6. Ali , yo tambien , pase . y me encantaron beso , siempre con asombro Lia

    ResponderEliminar
  7. Me gustó mucho el poema sobre Neruda. La oda a Neruda está creada, a mi entender, en forma condensada en una poesía como debe ser, con un contenido equilibrado, expresivo, totalizador, reflejando en lenguaje etéreo las vivencias del homenajeado. En otro sentido un comentario, no conozco Isla Negra, sí conozco en Valparaíso La Sebastiana, plena de recuerdos, sorprendiendo el estilo tan particular que tuvo para incorporar mobiliario diverso y peculiar.
    Felicitaciones, Ricardo J. Bernal.

    ResponderEliminar
  8. Hola amiga querida, muy bellos y profundos tus poemas.Me fascina tu forma de escribir.Aplausos.
    Excelente blog.
    Abrazos y besos
    Raquel Luisa Teppich

    ResponderEliminar
  9. Mariana, Lía, Raquel, Juan, Gus, Ricardo:
    Muchas gracias por leer la buena poesía de Alicia Cora, para mí es un gusto contar con su voz en esta revista literaria.
    Mi cariño
    Analía

    ResponderEliminar
  10. un gusto ler este blog,saludos
    anahí

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias por tus palabras, Anahí.
    Un saludo cordial
    Analía

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner