jueves, 11 de febrero de 2010

Julio Carabelli

-Poeta nacido en Buenos Aires. Reside en Tucumán, Argentina-

Harén

Aquella mujer enamorada del árbol, echó raíces junto a su tronco. El árbol, abrazándola, prometió elevarla al altar del amor eterno. La noche fundió sus naturalezas y ella amaneció junto a las otras mujeres convertida en rama.


Hoy me he suicidado

Primero eliminé a mi familia, después a los vecinos, a los transeúntes, a los pájaros, a todas las malditas mascotas. Maté todo lo que se movía y me encerré sintiéndome solo, muy solo, como están los muertos.


Transplante

La neblina envolvió las raíces del árbol. Luego fue subiendo y espesándose hasta hacerse nube. La única nube con un árbol en el medio.


Canje

La muerte tomó Peón, tomó Alfil, tomó Caballo y recibió en la Torre a la Dama que acudía trayendo la cabeza del Rey.


Designación inconsulta

Los conejos estaban cabreros y una tarde resolvieron, en una urgente asamblea, abandonar al mago con su fatídica galera por haber nombrado a la elegante señorita, sin consulta alguna, ayudante primero plenipotenciaria.


Reclamo

Los policías se autoacuartelaron en la Jefatura exigiendo un aumento de salario hasta que el Ministro del Interior los obligó a deponer su actitud con un hábil movimiento de pinzas ejecutado por obreros y estudiantes.


In Fraganti

No hubo dudas, al violador, lo agarraron con las manos en la masa, pero el juez le concedió la libertad porque nunca hizo la denuncia aquel espantapájaros.


Distracción

Le dije: -tengo hambre- sin darme cuenta. De haber sabido que ella se pondría tensa me hubiera callado la boca y ahora almorzaría carne tierna.

……* * *

Jurisdicción del horario

Mira muchacha
son las tres y cuarto
dice la sombra del paraíso.

A las cuatro en punto
vendrá el cirujano.

A las cinco y veinte
me llevarán de aquí.

Todo a horario
menos tus ojos
apresurando el rocío.

…………Este poema pertenece a Jurisdicción del amor

* * * * * * * * * * * * * * * *

Entró despacio

un rosario de palabras
bajito
desgranado en el aire
la caja de labiales fucsias
decapitados
bajo el brazo
triunfal
sobre su adorado elefante rosa
El enfermero sonrió
introduciendo la aguja en su vena
Ahora
María cruza la ventana
planeando sobre el jardín

……* * *

Tras el muro están a salvo
en la publicidad de su escondite
y los médicos
atentos
vigilan
por si alguno grita
“piedra libre” a la cordura

Los dos últimos poemas pertenecen a Myriam Leal

*************************************************************
Por el hecho de envejecer no se deja de reír; mas dejar de reír, te hace envejecer.
Honoré de Balzac

*************************************************************

3 comentarios:

  1. Muy bueno Julio, me gustan la poesía pero esos breves son imperdibles. Un abrazo.

    Lily Chavez

    ResponderEliminar
  2. Queridos Liliana y Gus:
    Sí, realmente es un gusto leer a Julio, y para mí es un honor contar con sus textos.
    Mi tan querido Julio: mis disculpas por favor por el error, ya está salvado y puse el nombre de Myriam en los poemas. Como le expliqué por mail, fue involuntario: los mails venían de su correo y con su nombre
    Mi abrazo y mi cariño
    Analía

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner