miércoles, 6 de febrero de 2008

Editorial

………….....................Pies, ¿para qué os quiero si tengo alas para volar?
……………………………………………………………………………………Frida Kahlo


con voz propia nº 16 - febrero 2008


El hombre verdadero tiene fatalmente que sentirse por encima de los otros; pero esto no ha de traerle engreimiento, porque siente también que su raíz es común y que no puede aislarse, pues sólo apoyándose en los demás hombres logrará su desarrollo cabal. Su gloria estará en servir a los hombres y su máxima libertad en libertarlos. Y el fracaso de uno o de otro -muchedumbre y héroe- suele estar en no reconocerse mutuamente.
Luis Franco, de El general Paz y los dos caudillajes



............................Edición y dirección: Analía Pascaner
............................San Fernando del Valle de Catamarca
............................Catamarca – Argentina



Es verdad que el mundo no se limpia de guerra, no se lava de sangre, no se corrige del odio. Es verdad. Pero es igualmente verdad que nos acercamos a una evidencia: los violentos se reflejan en el espejo del mundo y su rostro no es hermoso ni para ellos mismos. Y sigo creyendo en la posibilidad del amor. Tengo la certidumbre del entendimiento entre los seres humanos, logrado sobre los dolores, sobre la sangre y sobre los cristales rotos.
Pablo Neruda


José Antonio Cedrón


En esta casa alguien vivió antes.
Dejó clavos de punta en las paredes
la forma de sus manos en un viejo jabón
olores a tabaco, el lavadero sucio.
Huellas poco confiables.
Vivió esperando un ruido que lo llame
desde el amanecer?
Lo imaginó esperando?
Lloró también de frente, aquí,
contra estas puertas?
Qué lloró cómo qué hizo
cuando el sol se le secó en el horizonte?
Qué sintió de esta lluvia debajo del papel?
Humedeció sus miedos el cielo de este techo?
Dudó del calendario con las manos cerradas?
Del amor?
Compró pan en el barrio y fue observado?
Vio sonrisas por él y no hacia él?
Nombró con el silencio?
De qué cielo llegaba?
Escribió cartas?
En qué idioma dijo, señor no puedo más?
Era extranjero acaso?

..................................Del libro Actas, Premio Nacional de Poesía de México, Sinaloa

* * *

En una vieja foto está escrita una fecha
y por detrás los nombres de nosotros
(sobrenombres y apodos en paréntesis).
Los que pudimos ser
de haber nacido antes o después
de esta historia
si los hijos que fuimos jugaran de este lado
no en aquella niñez
que siempre entorpecía la música de fondo.

..................................Del libro (inédito) Vidario

José Antonio Cedrón – México-Buenos Aires


************************************************************
Propósito

El mago y el poeta no se pusieron de acuerdo
el poeta preguntó ¿para qué el truco?
el mago se ofendió y lo dejó cuerdo.
Julio Carabelli, de Magia y poesía – Distintas ilusiones

************************************************************

Augusto Monterroso

La Fe y las montañas

Al principio la Fe movía montañas sólo cuando era absolutamente necesario, con lo que el paisaje permanecía igual a sí mismo durante milenios.
Pero cuando la Fe comenzó a propagarse y a la gente le pareció divertida la idea de mover montañas, éstas no hacían sino cambiar de sitio, y cada vez era más difícil encontrarlas en el lugar en que uno las había dejado la noche anterior; cosa que por supuesto creaba más dificultades que las que resolvía.
La buena gente prefirió entonces abandonar la Fe y ahora las montañas permanecen por lo general en su sitio.
Cuando en la carretera se produce un derrumbe bajo el cual mueren varios viajeros, es que alguien, muy lejano o inmediato, tuvo un ligerísimo atisbo de Fe.

Augusto Monterroso - Guatemala, 1921-2003

************************************************************
Pequeña fábula

Locuacidad pretendió seducir a Brevedad, pero ésta reconoció la maniobra envolvente y la frustró con una palabra: No.
David Lagmanovich, microrrelato del libro Menos de 100

************************************************************

Víctor Hugo Tissera

Entrar a tu silencio

Déjame entrar a tu silencio
por la puerta del alma.
No usaré la llave.
No provocaré ruidos.
No hablaré.
Sólo respiraré para vivir
si respirar significa vida.
Tal vez haya un lugar
en tu silencio,
donde pueda sostener mi rebeldía.
No sé si soy, o he sido,
la ilusión de un hombre
sometido a rituales clandestinos.
He clausurado mis votos,
destapado los estigmas
y exhalado sudores anónimos.
Estoy frente al exilio
de mi propia fortaleza,
por eso necesito entrar
a tu silencio,
para saber si aún existo
en las zonas redimidas
de tus pensamientos.

Tributo

Si hoy al despertar
tu sonrisa
es un borrón de vieja lluvia,
no quiebres el alma
con fragmentos de tristezas.
Sal a caminar
por la angostura de tu huella
y bebe del rocío
dejado por la luna,
el dulce memorial de estar con vida.
Comprende que hoy
podrías estar frente al último sol
que reverencies.
Quizás mañana, la noche,
paciente doncella enamorada
te cubra con el frío de sus besos,
y no tendrás, ya más,
el tributo de amar
que da la vida.

.................................Del libro Detrás de la mirada

Este hombre que soy

Desatar la piel
para encontrar el cráter
donde maduran tus frutos,
sin conocer los riesgos
de viejas ataduras,
es como arrojar una flecha
a la herrumbre de las anclas.
Secreta resistencia de ser y no ser
el artífice de mí mismo.
Este hombre que soy
es todo lo que tengo.
Por eso quiero
que un trazo de penumbra
esboce lo que queda.
A partir de ese instante
podré entregarme
al cauce de tus lunas.
Seré lo que tú quieras
esclavo o libertario.
Pero la piel que quede
detrás de la mirada
soportará un diluvio
de noches y de esperas.

................................Del libro Detrás de la mirada

Víctor Hugo Tissera - Cañada de Gómez, Santa Fe


************************************************************
No perdamos nada de nuestro tiempo; quizá los hubo más bellos, pero éste es el nuestro.
Jean Paul Sastre

************************************************************

Blanca Salcedo

Inadaptado

A los ocho años lo trajeron del monte a la ciudad. Temprano. Demasiado chico para opinar, demasiado grande para olvidar.
La ciudad lo manchó de gris, le tiznó la sonrisa. Durante el día lo perseguía con segundos importantes no sabía para qué. Durante las noches, el cansancio le fagocitaba a sus padres.
Se escapó una madrugada.
Alcanzó a llegar a la autopista, se acomodó en el pasto y echó raíces.

El cuento forma parte de un libro de relatos ilustrados por el poeta y dibujante Rodrigo Rojas.
Tomado de Revista Quimera, enero 2008


Blanca Salcedo - Formosa

************************************************************
El niño pobre

El niño pobre
no aprenderá a leer ni a escribir
no conocerá a Ibsen ni a Tolstoi
pero es posible que este poema
sea suyo.
Andrés Bohoslavsky, de El pianista del Black Cat y otros poemas

************************************************************

Dora Giannoni

Hamlet, convecino de la llanura
……………………………………….........……A Hamlet Lima Quintana (1)

Shakespeare inventó a Hamlet,
un personaje atormentado
por las dudas,
temeroso de ser asesinado,
que fingía locura,
inquieto por saber quién era...
Y Dios inventó otro Hamlet,
un ser iluminado
por los sueños,
deseoso de vivir
para ayudar a otros
porque sabía muy bien quién era.
Lo parió la llanura
y el horizonte
marcó su derrotero,
esa utopía
que lo hacía ponerse de pie
todos los días
y seguir caminando
escribiendo, soñando,
compartiendo con todos
el pan de la palabra
que brotaba de él
como dictada
desde un más allá,
el de sus ancestros
que le daba sentido
a su lucha cotidiana.
Hermano mío,
convecino de la llanura,
donde los dos vivimos,
tu ausencia me duele
porque añoro tu rostro de quijote
tu humor, tu ternura, tu sabiduría,
esos versos leídos por teléfono
apenas recién nacidos...
¡Qué privilegio!, ayer
hoy, ¡qué silencio!
Pero sé que estás
que estarás siempre
aromando la llanura
que te guarda
como esa “vasija de barro”
que cantabas.
Dios te puso en nuestras vidas
para ayudarnos a no dudar,
a no rendirnos
a seguir andando
en pos de un sueño
latinoamericano.
Y desde el misterio donde habitas,
iluminar la vida
y decirnos que “no hay que morir”
que la vida nos espera
para volver a empezar
cada mañana.

15/09/03
(1) poeta argentino, autor de la conocida Zamba para no morir, que se canta en toda América.

Dora Giannoni – Buenos Aires

************************************************************
En los pueblos llamados primitivos, cuando un integrante de la tribu enfermaba, se le hacían cuatro preguntas:
¿Cuándo dejaste de bailar?
¿Cuándo dejaste de cantar?
¿Cuándo no quisiste escuchar más los cuentos que te contaban?
¿Cuándo empezaste a sentirte incómodo en el dulce territorio del silencio?
Emisora radial FM Milenium, Buenos Aires

************************************************************

Analía Pascaner

Se me vino en contra

¿No te digo? nooo, si es así la cosa, una se empeña en aprender, en hacer algo nuevo y se te viene en contra, encima lo que una dice te lo tiran como idea después, es así creeme lo que te digo porque es así. Vos cómo andás? mientras te voy contando ¿querés? ¿tenés un ratito? ¿si? bueno te cuento entonces. Ja… cuando lo sepas me vas a dar la razón. El otro día sentaditas las dos, charlando de bueyes arados, no… bueyes arados no, bueyes cansados bueyes sueltos… ¿o bueyes que no se dan cornadas? ¿cómo es? bueno no tiene importancia no viene al caso, sigo, el otro día hablando de bueyes (así, bueyes a secas) le pregunté si es difícil escribir un cuento porque ella es profesora de lenguaje baaah de lengua como le llaman ahora, “v-v-vos querés e-escribir?” (me miró de raaaro creeme) “sí ¡yo! te animás a enseñarme porque un poco que me aburro viste?”, “b-bueno podríamos intentarlo, mirá que tenés mucho trabajo por hacer, no es escribir algo y se terminó, ahí recién empieza el trabajo y muy pero muy en serio”, y ya no me gustó nada de nada te aseguro, ya estaba totalmente arrepentida por tirarle la idea y me preguntó “¿estás segura que querés?”, “yyy… seee…”, yo ya no quería, creeme que ya no quería por nada te aseguro, “dale ¡animate! escribir y trabajar de-ver-dad, a-cum-plir con las tareas”, “yyy… bueeeh…” ('ta que me enredé sola ¿viste?). Bueno sigo, la cosa es que pasaron los días y yo me digo ésssta se olvidó, menos mal que se olvidó totalmente porque no pasaba nada ¿viste? ni se acordaba y mirá que nos veíamos. Bueno en eso recibo un meil ¿¡un meil!? ¿podés creer? cuidado que por meil me lo manda a decir, ¿no podía mandar una carta o hacerme avisar con alguien? no sé… algo… ¿pero un meil? si gracias a que mi hijo me abre el internet una vez por semana no me cierran el meil, eso dice él qué sé yo. Bueno sigo, encima toma mis-propias-palabras, era un refrán que yo le dije el otro día ¿viste? en toda mi vida aprendí solamente tres refranes y se me ocurre decirle zapatero a tus zapatos y eso es lo que me manda a decir por meil, aaay… por meeeil… tenías que ver a mi hijo sorprendido: “mamaaá veniiiií mamaaá alguien se dignó a escribiiirte!!” y encima no entiendo porqué se reía tanto este chico, si hasta pensé que le pasaba algo grave por semejantes gritos, qué sé yo. Bueno sigo, y usa mis palabras mis-propias-palabras, bueno no son mis mis palabras pero se las dije yo, ni siquiera la idea se le ocurre a ella, creeme porque es así. Bueno sigo, la cosa es que me manda un meil (ja… un meil) y ahí me lo explica todo! bah… todo es una forma de decir ¿viste? porque de todo no tenía ni la mitad, pero claaaro ella es así, así como la ves no das cinco centavos pero te cuento que sabe un montón eh? en lugar de hablar normal, como una persona normal ¿viste? ahí nomás te mete el verboide y el adjetivo, el apócope y el adverbio, el gerundio y el sujeto (¡a mí que no me venga con otro sujeto que no sea mi esposo ¿viste?), entra a sacar libros de la biblioteca y ¡sabe en qué página abrirlos! creeme porque lo vi con estos ojos que te miran, que el regionalismo de ni sé dónde y encima, escuchá bien porque no lo vas a poder creer, encima me dice “claaaro vos no sabés regionalismos, te voy a prestar un libro”, aaay… qué susto… pero qué libro ni qué libro, me va a prestar un libro mirala vos, eso sí, te aseguro y te lo aseguro como que me llamo Antonia que si ésta me trae un libro de regionalismos yo le busco otro pero de regionalismos franceses ¡o peor! regionalismos alemanes ¡y ahí sí la quiero ver! se va a volver china, porque la flaca es mucho verboide y apócope, gerundio y adjetivo, adverbio y sujeto, pero la sacás de las letras escritas en castellano… y ja… ¡ahí vamos a ver qué sabe! Pero bueno la verdad es que no me quiero ir del tema ¿viste?, la cosa es que de acuerdo a lo que nos dijimos esa tarde hablando de bueyes (bueyes así, a secas) me viene a decir lo que yo le dije en ese momento: zapatero a tus zapatos, y ahora pretende que ponga la mente en funcionamiento, así textual me lo explicó y ¡por meil! creeme. ¿Por qué ponés esa cara? ¿que qué quiero decir? ella se refería a… Ay me puse mal ahora che, hablando de mente quien debería irse con la mente a otro lado soy yo. Uy… y vos no me contaste naaada, bueno otro día porque ahora debo poner la mente en remojo. Chau mi querida nos vemos en otro momentito y saludos a tu gente, me alegro de verte tan bien mmmm qué reseca tenés la piel en las mejillas, a ver… deberías hacer algo, no queda muy bien así.

No… no no no, la mente en remojo no era, en remojo eran las lentejas como me enseñó Matilde. Qué tenía que hacer con la mente? uuuuy no me digas que debo pedirle a mi hijo que me abra el internet para ver qué decía ese meil.
Ja… por meil…

Analía Pascaner

************************************************************
Debes dar tu tiempo al prójimo; aunque sea algo pequeño, haz algo por los demás, algo por lo que no obtengas más recompensa que el privilegio de hacerlo.
Albert Schweitzer


************************************************************

Graciela Wencelblat

Desencuentro

No encuentro la palabra que atenúe,
la caricia que aliviane,
el golpe que deshaga.
Tengo miedo que el tiempo acorrale
nuestros sueños.
Eras un hombre reinventando historias.
Acumulábamos la risa para los días de lluvia.

Te quedaste jugando juegos que no entiendo.

..............De La que dibuja los bordes de los cuerpos

Tatuaje

Como el tigre
se hunde en sus manchas
la mujer
se hunde en las palabras.
Palabras que no alteran
ni perturban al tiempo
que sigue andando.

Nombrar las heridas
no las hace desaparecer,
están tatuadas en la sangre.

..............De Travesía del desierto

Graciela Wencelblat – Buenos Aires

************************************************************
Cuando quiero que un asunto no se resuelva lo encomiendo a un comité.
Napoleón


************************************************************

Carlos Alvarado

Dama Anna

A la memoria de mi tatarabuela Anna, la inmigrante
15 años, inmigrante solitaria, hermana mayor de 15 hermanos,
Bella y valiente pasionaria, golondrina viajera

Tu mirada de cielo disperso, línea infinita de la eternidad
Augurándote un futuro inquietante, un mar embravecido te hace frente
el viento golpea la velas del navío y te despeina las ideas
te inundan las preguntas, las respuestas son sequías
Tus interrogantes no están ni precedidos por el signo
ni mucho menos culminados… porque tus preguntas no terminan nunca
Tus preguntas son frutos del adiós,
sendero de mil manzanas rojas flotando en la mar
Ellas se extienden a lo largo del Atlántico…
y se exilian en una lejana lejanía…
En tu maleta no hay respuesta, hay una vieja muñeca
representando una dama, una dama, "comme il faut"…
Tu relicario es el alma de Aquitania:
Tierra de Somport
Flores de Orthez
Un rizo de tu padre
Una pestaña de tu madre
Tu nariz y tu gusto se suspenden en la memoria
Para no olvidar, en tu cabeza haces, deshaces y rehaces viejas recetas
Tus ojos de cielo cargan grandes tormentas
y la corriente impetuosa de los Gaves.
En el bolsillo la foto de Mémé
y repites para exorcizar olvidos:
Anne Loustalet, fille de Jeanne et de Joseph…
En vano buscas en arcones, bolsos y maletas
allí no encuentras lo mucho que has perdido
sólo aquella muñequita de la dama "comme il faut"
Celosamente aprietas contra el pecho un viejo diccionario…
Abierto en la “A”: Atlantique, Argentine et Amour… todo te sabe a Adieu…

Aguatinta
-Escrito con agua, en el agua-

De agua y lana, un sueño baladí,
un poema aguachento que iría al agua
en el agua, lo escribí
así asimétrico, sin alcance… ni para agua
Me aguaitabas del otro lado de la aguada
Te miré mirándome con tu mirada aguamarina
Sucumbí ante tu aliento aguardentoso
me sumergí sin aguantarme
Sin reparo, ganas tuve de beberte
Ya lo ves… ¡cuánto tira el agua!
Y no puedo callarlo, ni aguardar
Fue en balde
Al volcarme tu secreto
de tu tapado aguamanil
derramaste agua en un cedazo
agua de nieve y de azahares
Sorbí con mis narices
de un solo trago
tu húmeda piel, que aquel día,
a la oración, olía a agua de ángeles
No hallar en tanto líquido una gota de amor
era no hallar agua en la mar
pero bastó una nada,
una gota de roto cántaro
Un segundo en la clepsidra,
y ¡zaz! …ondeando
un agua-cil rompió el agua del vado
te volcaste sobre tus viejos pasos
huella ácuea siguió tu pie
allí me quedé helado, ahogado,
atragantado con una lágrima,
herido de daño,
te fuiste sin decir agua va,
quise gritarte, llamarte ¿y tu nombre? ¡Nieves! ¡Águeda! ¡Marina!
Se me aguaron las palabras y no pude nada… ni siquiera nadar…

Carlos Alvarado - Poeta de Tucumán residente en Buenos Aires
http://www.carlos-alvarado.com/

************************************************************
El vivir exige más coraje que el morir, un coraje hecho de comprensión y resistencia, vasto, plástico y sereno.
Luis Franco

************************************************************

Antonio Cruz

Como me considero un buen psicólogo, decidí socorrerlo

En cuanto lo vi en el puente con la mirada perdida y el rostro confuso supe que necesitaba ayuda. Como me considero un buen psicólogo, decidí socorrerlo.
Me acerqué, le ofrecí un cigarrillo y nos quedamos conversando largas horas apoyados en la baranda.
Ya casi amanecía cuando apreté el gatillo. Aguanté el cuerpo con el hombro y disparé por segunda vez a su cabeza. Luego, con un empujón, lo tiré al río.
Me alejé con paso sereno y la satisfacción del deber cumplido. No hay nada que me ponga más contento que ayudar a los suicidas indecisos.

Seleccionado en el Festival de Cuento Breve Latinoamericano, Revista LEA, año 2004

Sueño

Despierta empapado en transpiración y con el corazón desbocado. Acaba de tener un sueño espantoso. Soñó que la muerte llamaba a su puerta. Todavía aterrado y temblando camina hacia la cocina, abre la heladera y se sirve un vaso de agua. Agradece el haber despertado.
En ese momento alguien llama a su puerta.

Seleccionado por la Universidad de Tucumán para su “Panorama del Microrrelato en el Noroeste Argentino”

Penélope

Mientras teje de manera monótona piensa en lo que ha sido su vida. Un inmenso páramo de soledad y aburrimiento.
Desde que ella recuerda lo único que ha hecho es tejer.
Le hubiese gustado tener hijos. Con ellos se sentiría más acompañada.
Pero está sola.
Agobiada, deja el tejido y se dispone a dormir.
Despierta sobresaltada y sintiendo su carne invadida. En su confusión tiene un instante de lucidez para darse cuenta que además de su miedo siente un extraño y cálido placer que estremece sus entrañas. Y lo disfruta.
Al momento siguiente vence su instinto. Atenaza al intruso con fuerza inaudita mientras muerde con furia escalofriante. El temerario asaltante se debate en desesperada agonía.
Apenas un relámpago de tiempo y los movimientos convulsivos cesan. El atacante está inerte, inmóvil, muerto.
Toma conciencia de lo que acaba de hacer.
Pero no siente remordimientos ni repulsión.
Sin un gesto de repugnancia arrastra el cadáver mientras comienza a babear adelantando el festín que se dará en un rato.
Sin remordimientos.
Sin arrepentimientos.
Sin culpas.
Al fin de cuentas, lo único que hará es cumplir con una ley natural.
Todas las arañas de su género matan a los machos durante la cópula y luego los devoran.

Editado en el anuario del taller literario “Abrapalabra”, año 2001

Antonio Cruz – Santiago del Estero
http://antoniocruz-poetaynarrador.blogspot.com/

************************************************************
Tu mente responderá más preguntas si aprendes a relajarte y esperar por la respuesta.
William Burroughs

************************************************************

Rodolfo V. Leiro

El último poema

Yo también, como tantos soñadores,
como tanto bohemio desafiante
y mi farsa de lírico viandante
y mi extraño volar de picaflores,

intenté mi mural de ruiseñores,
forjé con cierto ledo contagiante
un cratilo jovial y extravagante,
platónicos discursos trovadores;

y fui andando, sin pausa, vagabundo,
sobre el ríspido lomo de mi mundo
con mi cetro de versos por diadema,

y en el lapso final, cuando la muerte,
destine su final para mi suerte
le pinto, sobre el pecho, mi poema!

..........................Del libro Pañuelo de Bohemio

Postrera
..................A don Héctor Cosentino


Al llegar al final de tu jornada,
a ese muro letal que te vulnera,
mientras gira tu vista la postrera,
la imagen de tu póstuma mirada,

esa inmensa planicie profesada
que fue cuna, trabajo, fue bandera.
fue tu vida nutriendo la quimera,
fue tu pulso lamiendo la alborada,

ese Viaje postrer, sin llevar nada,
ni cobres, ni caricias de tu amada,
ni la veste viril de tu apostura,

que fina tu dolor y un ala ignota,
sin pesar tu triunfo o tu derrota
inmersa en el olvido tu figura,

desparrama tu salmo de ternura
con el último beso de tu boca!

..........................Del libro Pañuelo de Bohemio

Rodolfo V. Leiro – Buenos Aires
http://leiropoesia.zoomblog.com/


************************************************************
Si hay algo en nosotros verdaderamente divino, es la voluntad. Por ella afirmamos la personalidad, templamos el carácter, desafiamos la adversidad, reconstruimos el cerebro y nos superamos diariamente.
Santiago Ramón y Cajal

************************************************************

Pablo Martínez Antúnez

A la poesía

Toma esta gotita de palabra
Fruto de mi pensar y de mi delirio
Arrástrala hasta en el fondo de tu existencia.
Exprime este silencio inagotable
Y abraza el eco de mis ansias locas
Apaga esta sed con tus paladares
Y recoge las migajas que se escapan de mi boca
Y guárdalas bajo tus alas tenues.
Encierra mis anhelos en tu encanto,
Atrapa las burbujas de mi locura,
Abriga mi volar en tu resbalo infinito,
Y enciende la llama de mis pensares,
Que hambre tengo de viajar en tu libre existir.
Empapado de sonrisas vengo a ti,
Arrastrando mi historia en un acento
Toma mi nostalgia y mi alegría
Que fatigadas me persiguen en tu silencio
Embriaga de paz mi desvelo
Que se desliza en el buqué de tu sombra
Y no me dejes en tu balcón olvidado
Que mi corazón vive de tu respiro
Y si mi alma se evapora en este delirio
En tu espacio quiero morar por siempre
Amén.

En aquel abismo

En aquel abismo profundo que no tiene fin
miré mi soledad profanando un beso,
muerto como un gusano en la nada
fueron callados mis ecos con el frío.
Un ángel me desató estando preso…

Pablo Martínez Antúnez – Oaxaca, México

************************************************************
Los cobardes mueren muchas veces antes de su verdadera muerte; los valientes gustan la muerte sólo una vez.

William Shakespeare

************************************************************

José Pivín

A pesar de la nostalgia

A pesar de la nostalgia
y de la distancia traicionera
que nos separa
a pesar de la nostalgia
y de los cambios climáticos
a pesar de la nostalgia
esa saudade triste que me envuelve.

A pesar de la nostalgia
digo, a pesar de todo eso
a pesar de todo aquello
a pesar de la nostalgia
de praderas verdes
y marrones ríos
serpenteando
deslizándose como culebras
rápidamente.

A pesar de este marzo
de invierno israelí
tormentoso e imposible
con peligrosos vientos
que sacuden y estremecen
a pesar de la nostalgia
esa nostalgia que me quema.

Tendido sobre la tierra

Tendido sobre la tierra
la grieta es una esperanza
sobre la tarde.

Tendido sobre la arena
la memoria
es una esperanza
sin grietas.

Tendido sobre la tarde
la esperanza
es una grieta
en la memoria.

Y así transcurren los días
y los soles
desamparados
con grietas
sin esperanzas.

José Pivín - Santa Fe (Argentina), reside en Haifa (Israel)
http://pagina1-josepivin.blogspot.com/


************************************************************
En todas las actividades es saludable, de vez en cuando, poner un signo de interrogación sobre aquellas cosas que por mucho tiempo se han dado como seguras.
Bertrand Russell


************************************************************

Francisco Garzón Céspedes

........Trilogía de encuentros

Ella y él y el fondo de las pupilas

Ella se arrodilla en la hierba acurrucándose. Oculta el rostro. Y el tiempo es interminable. Una voz desconocida pregunta: “¿Tienes hambre?” y él extiende un pan, extrañamente redondo como planeta, y se deja caer. Ella no tiene hambre. Coge el pan y come con la cabeza baja. Escucha un coro de niños y no, de un bocado a otro, sus sollozos. Él no habla. La ve morder, tragar, llorar. Estira una mano para acariciarla. Pero regresa la mano y dice: “No te conozco. No sé porque estás en el suelo. No sé por qué lloras. Mira: están hierba, árbol, flores. Y estoy yo que debo irme y que podría abrazarte.” Ella levanta la cabeza. No sonríe. Le busca el fondo de las pupilas. Y asiente.

Él y ella y a bocanadas

Cuando cada uno hace el hallazgo del otro en medio de la ruta, él se ha detenido porque tiene una herida en su pie izquierdo. Ella está acercándose. Él imagina que de la herida le brota a bocanadas una columna de humo rojo. Y que el humo no cesa. No cesa. Imagina que cada bocanada le duele como si la herida se multiplicara. Imagina que él atrapa el humo rojo con las manos y lo lanza lejos de sí. Y el pie y ella desaparecen.

Él y ella y la góndola

Desde la nariz la respiración expulsa una góndola. Es una góndola densa, pujante. Una góndola que queda flotando en el aire entre él y ella. Él respira por la nariz y ella por la boca. La góndola es un anhelo entretejido entre los dos. Un anhelo que navega de un puerto a otro. Inhalado, exhalado. Tan real la góndola que se balancea con más y más fuerza en el oleaje mecido por los jadeos de él y los jadeos de ella.

Colección Gaviotas de azogue / 19, Octubre de 2007, Madrid, España.
Tomado de Isla Negra 125, enero 2008

Francisco Garzón Céspedes – Cuba


************************************************************
Con la nostalgia como abrigo.
Sin palabras ni poesía,
sin lugar para recuerdos,
ni sueños nuevos.
Comienzo a sentirme rota.
Gabriela Delgado

************************************************************

Carlos Benítez Villodres

Eterno náufrago

Sobre los mares de los sueños y del pensamiento
pasaron los años y más años,
como gaviotas hambrientas y sin rumbo.
Nacieron a la luz nuevas olas
y dejaron de contemplarla otras muchas.
Las tempestades, las bonanzas,
continuaron sucediéndose una tras otra
con su ritual de siglos.
Surcaron las aguas barcos
blancos repletos de alegría,
y junto a ellos navegaban otros
pintados de negro, ahítos de lágrimas.
A cada alba, el mismo sol.
A cada ocaso, las mismas sombras.
Y, como un canto astral, perdido
en la sangre del tiempo…, el hombre.
Eterno náufrago a la deriva,
asido frenéticamente a la esperanza
sobre las aguas oceánicas del destino.

...................Del libro Sustancia de Vida, 1998

Un hombre ilegible

Te siento en el lenguaje
que pasea sus signos
por el espacio aséptico de la luz que florece.
Él crea mis deseos
cada vez que entro en el jardín del sol
para besar tu cuerpo todo fuego y respuestas.
Soy un hombre ilegible para caminantes
con dagas afiladas que se filtran
en la vida y la matan.
Demasiados naufragios, demasiados
desplomes aletean en mi sangre
y en las huellas que agitan mi memoria.
Un día buceé bajo las aguas
transparentes que habitan en tu cuerpo.
Un día sin imágenes ni rostros
con marcas de locura en salazón.
Aquel día dejé de buscar espejismos
para llenar de amor todas mis ánforas.

...................Del libro Amantes, 2005

Carlos Benítez Villodres - Málaga, España
http://www.carlosbenitezvillodres.es/


************************************************************
Ante la desgracia más puede un poco de ánimo que la mejor razón.
Luis Franco


************************************************************

Norma Padra

Fragancias

Mariposa de alas blancas
-memoria-
serenos vuelos rasantes
el néctar secreto
bebe.

Retorna puntual
en el ardiente atardecer
descifrando la
noche
para construir
eternidades

Caminos

Pájaros tejiendo
la noche
telarañas
de nieve
giran con tu nombre
en los
caminos del alma
Serpentina
de estrellas queriendo
amanecer
en tu mirada.

Galaxia M 106

La vida va dibujando figuras
estrellas que navegan por sendas espiraladas
mares con raíces de tornados.
Ella, no cuestiona,
simplemente ES.
Cambia de estaciones dejando volar
pétalos perfumados de retamas y jazmines.
Nos presta unos momentos
robados
para que la transitemos
en silencio
sin saberlo.

Norma Padra – Buenos Aires
http://es.geocities.com/normapadra/
http://revistapapirolas.blogspot.com

************************************************************
Sólo se tiene la felicidad que uno puede comprender.
Maurice Maeterlinck


************************************************************

Amado Storni

El Hombre

El Hombre, el mismo que duerme y sueña,
vive, muere, se reproduce, siente,
ése que tantas veces se arrepiente,
se hipoteca, respira, roba, empeña.

El Hombre, el mismo que palpa y toca,
seduce, imita, llora, miente, humilla,
ése que tantas veces se arrodilla,
que interpreta, predice y se equivoca.

Ese Hombre que se cree que el mundo es suyo,
que por su propia especie es devorado,
que empuja a los demás a sus deseos.

Ese Hombre que aniquila con orgullo,
que lo ajeno es su bien más deseado,
ese Hombre tiene estatua en los museos.

Fue el beso sin amor de una princesa

Fue el beso sin Amor de una princesa
de alguna monarquía sempiterna,
de una princesa alocada y traviesa
que escondía el Amor entre las piernas.

Fue un beso sin Amor, adulterado,
dormido de pasión y sentimiento,
anémico, fugaz, interesado,
de ésos que al soplar se los lleva el viento.

De besos enfermizos, de hojalata,
se pintan tantas bocas caprichosas
llenamos la ilusión con tantas cosas
que un beso siendo un beso a veces mata.

Ayer en los jardines de palacio
un príncipe se convirtió en batracio.

Amado Storni - España
http://www.amadostorni.com
http://es.geocities.com/poesia682004/

************************************************************
Un hombre no puede tener peor destino que estar rodeado de almas traidoras.
William Burroughs

************************************************************

Sebastián Jorgi

...............................................................A Bertha Bilbao-Richter
...............................................................Luis Tebes

La niña que llegó a la luna

…….No soy una niña cualquiera, pese a que curso normalmente el séptimo grado en la Escuela 7. No soy una alumna 10, aunque suelo entender todo lo que explica la seño. No quiero leer cuentitos dulces de finales felices, con personajes triunfadores, tampoco me gusta esa poesía clásica que nos lee la seño y que la alcahueta de Dani suele recitar de memoria para seguir siendo la chica diez de la clase. Las composiciones sobre el paisaje, sobre mi mejor vecina y sobre “mi perrito bueno” me dan náuseas, como ayer me pasó al mirar la televisión, el noticiero de la cadena internacional, en secuencias vivas de terror tras la caída de una bomba sobre las arenas de Irak. El otro día fue la explosión de un coche-bomba cerca de una escuela y entonces supe que la felicidad es limitada para muchos niños de este planeta. Mientras Dani recita un poema de un tal Federico no sé cuánto y Paquito habla de un cuento de un tal Borges, yo sigo con mi memoria fijada en esos hechos tan terribles que me abstraen de la realidad y viajo, me voy de este presente que me duele, despego y vuelo, de pronto estoy por las nubes, en otro tiempo y un lugar de golpe celeste y con puntitos brillantes, en los que se adivina cierta alegría. Y pienso cuánto vale la paz, en ese sueño-viaje, en medio de las estrellas.
- Cris, vos siempre en la luna, eh —me recrimina la seño.
Entonces simulo que reacciono, hago que vuelvo en mí y digo:
- Ah…sí, seño, es que…
Es que sí, con mucho orgullo, prefiero estar en la luna, ir al espacio como la perrita Laika y ser una astronauta como aquellas mujeres que van en los Discovery. Al fin las mujeres podemos salir de paseo por el espacio, porque antes era el “primer hombre” en el espacio, el primer hombre en esto y en lo otro. Es que pocos se acuerdan de Marie Curie, científica de alto vuelo y de Susana Pepper, gran nadadora, campeona argentina.
Lo digo para mí, mientras mis compañeras hablan de la novela de la tarde que pasan por televisión, prefiero ver Bonanza o La Familia Ingalls, series de tevé viejas, que veía mamá y que aún suele ver. ¿Me estoy yendo por las ramas?
- Cris -dice de golpe la seño- ¿Estás en la Tierra o estás en la luna?
- En la Tierra.
- A ver…¿de qué hablaba Dani…?
- De Federico…
- De Federico hablamos ayer…a ver si bajás a la Tierra, Cris.
Hago un ademán, asiento, continúo la rutina de todos los días y trato de no contradecir a nadie, pero sé que debo prepararme para un escape ecológico, salirme de la zona minada, no estar en la arena movediza del atentado de cada día. Porque también sé que es mejor vivir en la Luna, estar en la luna, loquita, divagando y nada de leer a esos escritores mentecatos, mi lectura será siempre Bradbury y John Batharly, del que estoy leyendo su cuaderno de apuntes, en los que cita a un Obispo del siglo XVII, quien asegura que los lunáticos no admitían la maldad. Pero debo seguir viaje, hacia el futuro.
Por eso estoy preparando mi escafandro y mi traje espacial.

Sebastián Jorgi – Buenos Aires
http://sebastianjorgi.galeon.com

************************************************************
Si no chocamos contra la razón nunca llegaremos a nada.
Albert Einstein

************************************************************

Jorge Dipré

Siesta

Las siluetas, difusas
Calle de polvo
Sombras luminosas
Que oscilan, escapan
A la mirada turbia
Los hoyos
Las cuencas
Baldosas sueltas
Pedazos
Rompecabezas de pasiones

Aquí todo es nuevo y viejo
Fulgura
Debajo de la pátina
Como un niño avejentado
Nada de lo que empieza
Está condenado a terminar

Senda de interrupciones
Los changos
Apenas se mueven al mediodía
La maestra cruza la luz
Y un estruendo
De verdes claridades la ciega
Pero su olfato
La libra de todo mal
El perfume de las flores
Adormece
Con agradable sopor

No sé si encender un cigarro
Todo podría estallar

Vasos Comunicantes

Cuando hayamos bebido
De la misma copa de vino
La clarividencia será un don
Las miradas tendrán
Otro misterio
Y otra claridad.

Jorge Dipré – Córdoba
http://jorgedipre.blogspot.com/


************************************************************
Si se me diera la oportunidad de hacer un regalo a la siguiente generación, sería la capacidad de reírse cada cual de sí mismo.
Charles M. Schulz

************************************************************

Gabriela Bruch

San Bern(ardo)

él no quería
no quería que lo penetrase
que me adentrara en él como una hembra tiburón
se resistió lo más que pudo
sopló su viento sur
la correntada era terrible
traía criaturas de otros mares
todo para expulsarme
todo para que me fuera
y regresara a la costa
donde la gente decía
que esa arena cortante no se podía soportar
pero yo lo penetré
lo más que pude
…………lo penetré
lo dejé exhausto
…..……lo hice dudar
parecía parar el viento sur
parecía hacer retroceder las olas
y fue una lucha
pero gané
hoy el mar está frío, muy frío
extrañando el calor de un cuerpo
el calor de un cuerpo que se sofoca

* * *

hasta el corazón, sí,
hasta el corazón
pero en qué páramo te quedaste?
enredado entre qué lianas de la mente?
fácil esconderse tras un poema cuando querés huir
si sería mejor exponerte
……………hasta quedar…………desnudo
como aquella vez
en que no te importaron los esteros,
los animales salvajes,
…………………..el río
donde siempre flota un cuerpo muerto
…………………………………………………que no ves

Gabriela Bruch – Buenos Aires
www.laiguanarevistadepoesia.blogspot.com
www.poemasdegabrielabruch.blogspot.com
www.unagotademilicorblogspot.com

************************************************************
La amo tanto, que anhelo estirar mi brazo y tomar su nombre.
Reinaldo Bianchini (tomado de LSD)

************************************************************

Víctor Valledor


Te advertí que las manzanas existían como besos rojos en el mar.
Que las naranjas son estrellas devenidas en lágrimas de violoncelos.
Que las frutillas no deben ser comidas pues son sangre de lagartos atrapados en el tifón.

Te advertí que te amaría.
Que no habría disculpas para la naturaleza.

Te advertí que las olas son lomos que están enfadados con el río.
Que los higos tienen forma de lágrima pues lloran su néctar en los atardeceres.
Que los martillos son errabundos señores de gris.

Te advertí que te amaría.
Que no podría soportar tanto silencio.

Entre tanta advertencia surgieron los amaneceres.
Un atardecer… dos atardeceres… un sueño… un saludo y esa inolvidable rigidez de la avenida principal.

Te advertí que las uvas tienen poderes afrodisíacos cuando están en batalla.
Que en tanto y cuanto continúe nuestro amor
se deberá advertir que más allá de los cercos existen jardines que conservan el mismo hálito salvaje de las piernas del durazno que sonroja su piel al sentirse observado.

Te advertí que te amaría.

..............................................Poema de la serie Nuevas fisuras planetarias

Víctor Valledor - Misiones

************************************************************
Quien no comprende una mirada tampoco comprenderá una larga explicación.
Proverbio árabe


************************************************************

Perla Chirino

Alma

No sabe respirar
en otro tiempo.
Guarda sólo un compás
de sol y arena.
Lleva su ritmo de caudales
y se mece en azulados tallos.
Sólo sabe respirar
los tibios vientos
de aromas insensatos
que parecen espinas
en la carne.
Sólo puede traerlos
con soles empolvados
y lunas calentadas
al rescoldo del tiempo,
donde nacen hidalgos
los amores de siempre.

Perla Chirino - La Rioja

************************************************************
Buscar con alegría la alegría,
descubrirse cantando sin motivo,
cansar los ojos de verdes y azules,
envejecer de mundos y de cielos.
Eduardo Humeniuk (tomado de El regalador)


************************************************************

Ketty Alejandrina Lis

El corazón es un estado de intemperie

…………………………………………………………A Jorge Ariel Madrazo

Se necesita un corazón abierto
no cubierto
ante las múltiples
cruzadas líneas fuerza del poema.
No hay razón para humillarse repitiendo
no hay razón para no cambiar de discurso velozmente
si está la cerca
a una distancia corta
en el punto de aliño en que es refugio y cueva.
Todo aquél que se ha bañado alguna vez en la laguna Estigia
y todos nos hemos bañado alguna vez
reconoce su amarga fetidez desde el ángulo más cándido
o más ríspido.
En qué lugar del ser o del planeta
habrá un discurso terso o linealmente claro
que defina la infinitud de la angustia existencial
en la incomprensible finitud de la existencia.
Tocar no alcanza
no
tocar la mano
un dedo
apretar la frente
en el calor del hombro largo de un amigo
no
tampoco alcanza.
Por qué hablar del corazón entonces
como de un músculo que es funcional y late.
Han observado su forma no su fondo.
El corazón es un estado de intemperie
en permanente ruego.
Desatemos de un golpe la piel de la cabeza
pequeño robot
separemos lo vasto de las piezas
arrojemos un poco al viento
un poco a mar abierto
abramos una brecha
aremos con furia en el mejor amor
un trecho de latidos y palpitaciones
¿lo esencial? fue escrito por Pound en sus Cantares
con rabia
bellamente
sin usura
donde el poema
impenetrable mascarón de proa
revela un pozo cargado de sentidos
se sube a su alto faro
configura
transfigura
bebe de su propia majestad
y es fiel vigía.
El corazón es ese estado de intemperie
donde nace y se mece la Poesía
por eso
nada digo si digo que al tronco lo sostienen las raíces.
Todo digo si digo que el poema
aun sin sostenerse
me sostiene.
Sólida
sigilosa hija de la luz
perfil ojos alados inclinándose en un abrazo amparador
se acerca a una brizna del aliento
se retira
vuelve a acercarse.
Y una ranita de agua bebe del cuenco de su mano.

..............Tomado de la Antología Virtual editada por Julio Carabelli

Ketty Alejandrina Lis – Rosario, Santa Fe
http://personales.ciudad.com.ar/ketty
http://www.poeticas.com.ar/

************************************************************
Que cada quien agarre sus pedazos y se una.
Que cada quien agarre sus caídas y se pare.
Que cada quien agarre sus noches y recuerde
que el hombre sigue siendo necesario.
Eduardo Dalter

************************************************************

María Eugenia Caseiro

Rostros desteñidos

……………………………………“La carga más pesada nos destroza,
………………………………………….……somos derribados por ella,
……………………………………………nos aplasta contra la tierra”.
…………………………………………………………………Milán Kundera


Es preciso cruzar el puente de lluvia sin paraguas
hender los pies de salamandras en el barro de los pesebres y las cruces;
acuchillar el perfil de las casas y dejar la huella del sudor donde los perros
lloran la ausencia como un mal congénito,
y la resina de sus ojos cubre la violencia bajo el ámbar de todos los estratos.

No hay desperezo, en el ir y venir de las pisadas
la ciudad se oblicua y desgana. Hay un límite para respirar,
una frontera donde explota el pulmón cetrino en la fachada sordomuda,
en el soslayo del ojo de neón,
en las vidrieras cargadas de regalos que nunca,
sabrán del dolor en las colgaduras de aceite y tedio,
en las arrugas y las roturas de los visillos por los que el polvo pasa,
trenza la humedad en las ventanas y se acumula como la peste.
-cada mancha indiferente, ignora las monedas y los pasos-.

Los desposeídos, los marginados,
los ciegos que asolan los precipicios del día con los dedos de sufrir la limosna,
con la razón vencida en las heladas del estómago,
añoran una piña caliente y roja para celebrar la infinita belleza inalcanzable de las fiestas.

Pero la sangre
la maldita sangre de no ser, golpea
mata el perfume de la nieve y los regalos atorándose como el engrudo
Y se les muere indignamente la razón sobre el asfalto
sobre las calles entrecruzadas que oprimen la quietud del desencuentro.

María Eugenia Caseiro – Poeta cubana residente en Miami

************************************************************
Si ayudo a una sola persona a tener esperanza, no habré vivido en vano.
Martin Luther King

************************************************************