miércoles, 6 de febrero de 2008

Gabriela Bruch

San Bern(ardo)

él no quería
no quería que lo penetrase
que me adentrara en él como una hembra tiburón
se resistió lo más que pudo
sopló su viento sur
la correntada era terrible
traía criaturas de otros mares
todo para expulsarme
todo para que me fuera
y regresara a la costa
donde la gente decía
que esa arena cortante no se podía soportar
pero yo lo penetré
lo más que pude
…………lo penetré
lo dejé exhausto
…..……lo hice dudar
parecía parar el viento sur
parecía hacer retroceder las olas
y fue una lucha
pero gané
hoy el mar está frío, muy frío
extrañando el calor de un cuerpo
el calor de un cuerpo que se sofoca

* * *

hasta el corazón, sí,
hasta el corazón
pero en qué páramo te quedaste?
enredado entre qué lianas de la mente?
fácil esconderse tras un poema cuando querés huir
si sería mejor exponerte
……………hasta quedar…………desnudo
como aquella vez
en que no te importaron los esteros,
los animales salvajes,
…………………..el río
donde siempre flota un cuerpo muerto
…………………………………………………que no ves

Gabriela Bruch – Buenos Aires
www.laiguanarevistadepoesia.blogspot.com
www.poemasdegabrielabruch.blogspot.com
www.unagotademilicorblogspot.com

************************************************************
La amo tanto, que anhelo estirar mi brazo y tomar su nombre.
Reinaldo Bianchini (tomado de LSD)

************************************************************

2 comentarios:

  1. Ay Pascaner...gracias.
    Te robo muchos pensamientos y poemas para compartir con mis alumnos de actuación en dos universidades de México.
    Pero ésta Gabriela Bruch me tocó aquí (aquí).
    Gracias. Entro a su blog...
    Lo mejor para tí estimada iluminadora de plumas.
    Beso.
    Lucio Ernesto

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tus palabras, Lucio. Es gratificante saber que has disfrutado de la revista literaria.
    Un cariño
    Analía

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner