martes, 20 de marzo de 2018







Queridos amigos, lectores y colaboradores:

Quiero comunicarles que durante un tiempo no realizaré ediciones de la revista literaria con voz propia. Algunas cuestiones personales me mantienen apartada de esta tarea de difusión. Prontito volveremos a encontrarnos.
Todo está muy bien. Me siento inmensamente agradecida y bendecida.
Reciban mi abrazo cálido y mis deseos que estén muy bien y tengan días colmados de bendiciones.

Analía Pascaner 



lunes, 19 de febrero de 2018

Editorial



revista literaria con voz propia nº 79

                  febrero 2018


                          publicación creada en noviembre de 2006
                             distribución y publicación gratuitas
                              ISSN 2314-0275

Propietaria – Editora – Directora: Analía Pascaner



No menosprecies a ningún hombre y no desdeñes ninguna cosa, pues no hay hombre a quien no llegue su hora, y no hay cosa que no tenga su lugar.
Pirkei Avot 4:2




Voy a dormir *

Dientes de flores, cofia de rocío,
manos de hierbas, tú, nodriza fina,
tenme prestas las sábanas terrosas
y el edredón de musgos escardados.

Voy a dormir, nodriza mía, acuéstame.
Ponme una lámpara a la cabecera,
una constelación, la que te guste,
todas son buenas, bájala un poquito.

Déjame sola: oyes romper los brotes.
Te acuna un pie celeste desde arriba
y un pájaro te traza unos compases
para que olvides. Gracias… ah, un encargo:

si él llama nuevamente por teléfono
le dices que no insista, que he salido.


* 24 de octubre de 1938. La noche anterior a su muerte, Alfonsina Storni escribió este poema de despedida y lo envió al diario La Nación; fue publicado junto con su nota necrológica.


El ruego

Señor, Señor, hace ya tiempo, un día
soñé un amor como jamás pudiera
soñarlo nadie, algún amor que fuera
la vida toda, toda la poesía.

Y pasaba el invierno y no venía,
y pasaba también la primavera,
y el verano de nuevo persistía
y el otoño me hallaba con mi espera.

Señor, Señor, mi espalda está desnuda.
¡Haz estallar en mí con mano ruda
el látigo que sangra a los perversos!

Que está la tarde ya sobre mi vida,
y esta pasión ardiente y desmedida
la he perdido, Señor, ¡haciendo versos!


Alfonsina Storni
Suiza, 1892 – Argentina, 1938




¿Qué podemos ganar con la navegación hacia la luna, si no somos capaces de cruzar el abismo que nos separa de nosotros mismos? Éste es el más importante de todos los viajes de descubrimiento.
Thomas Merton


                   revista literaria con voz propia
       Inscripción Registro: ISSN 2314-0275
                   Propietaria: Analía Pascaner
                   San Fernando del Valle de Catamarca
                   Catamarca – Argentina


La paciencia no sólo es la capacidad de esperar, es la capacidad de mantener una buena actitud durante la espera. 
Joyce Meyer


Autores publicados


revista literaria con voz propia nº 79

    febrero 2018
                    
          autores publicados en esta edición: 



Autores publicados desde inicios de revista con voz propia:
http://www.revistaconvozpropia-autorespublicados.blogspot.com.ar/


             revista literaria con voz propia

             publicación y distribución gratuitas
             ISSN 2314-0275
             Propiedad, edición y dirección: Analía Pascaner


Cristina Monte


Roto el caparazón

Roto el caparazón
de mis mentiras
me descubro desnuda
a solas conmigo misma.
Espantapájaros
de imagen desgarrada.
Vuelvo a vestirme
con mis fantasías. 

Dora Giannoni


Pacha madre
Dadora de vida
De bienes creadora
Pacha Hija
Del único Dios y dueño
que la dio para todos
y nos hizo hermanos
cocreadores y herederos

Paola Salaberry


La carta de Vittorio

La pava pitando en la cocina, repasador en mano para asir la caliente manija de aluminio.
Toma el mate, da un gran suspiro echando una ojeada a los viejos azulejos amarillos de la cocina, guiña su ojo derecho. Ya no recuerda desde cuando tiene ese tic.

Ana Romano


Resplandor

De tu cara
dibujo su ausencia
en mi cuerpo escarlata

La grama recala
en el boceto.

Elena Garritani


La casa

Cuando el silencio cierra las puertas
viejas culpas reescriben lo que el ruido calló.
El porfiado animal me cobija con un solo pulmón
de sus cimientos, mientras la nostalgia absorbe
en entretelas su propio imaginario.
Las ventanas renuevan el aire
para dejarlo todo donde el tiempo
abarata las cosas
y cada uno lea su ficción como puede.

María Montserrat Bertrán


13.

Mudándome la piel que abraza
pliegue a pliegue, poro a poro

alitas de mariposa
naranjean el aire

debajo 
          vertiente
                        oro
                              de tu mirada.

Manuel Canet


1.
La claridad de la mañana escribe adagios sobre los tejados azafranados del barrio.
Como un aprendiz más, desde primera hora de la mañana me pongo a escribir las palabras de siempre,
que corregirán como siempre las sombras del atardecer.
Me gusta que el suelo me indique la línea a seguir.

Que las ramas y sus habitantes alados correteen sobre las ventanas.

L. E. Torres


Canción

La piedra en la mitad de nuestro río
guarda la quintaesencia de la eternidad
hoy soy errante de desiertos metafísicos
el sol implacable carboniza el átomo de la montaña
con sus pájaros de luz
transparenta el trigo de las nubes
y la mortandad del hueso incrustado en la carne
un alarido lejano nos obliga a columbrar
a sentir la raíz entera de sus luminarias

Isabel Cristina Arroyo Calvo


Yaceré en tu entraña

Rompo el muro del dolor,
lobo de tristeza que aprisiona la voz
de la montaña en la mirada ancestral
que fermenta mis días.

Soy territorio.
En mí crecen las llanuras
para extender el abrazo
a los fuegos sutiles del tiempo.

Abel Otto Torre


Carta de amor

  Sabes lo que me cuesta escribirte. Nunca me fue fácil extraer palabra tras palabra alguna parte de mis sentimientos. Siempre quise tener una piedra en el corazón para que nadie, ni yo extraiga su jugo. Quiero y busco que mi sequedad se transforme en una sabana interminable y misteriosa, inescrutable, arenosa e infértil.

Manuel Serrano


Mis fantasmas

Alguien sigue mis pasos
Acecha a mi espalda.
Se esconde, se agazapa,
espía mis movimientos,
mis pensamientos,
oigo que evita respirar,
no sabe dónde voy.
Me persigue,
espera sorprenderme

Ricardo Ponce Castillo


La playa

Sabes una cosa,
cada vez que vuelvo a ti,
me recibes y me acaricias
con esa brisa que
espanta penas y cansancios,
que me hace olvidar
problemas, enfermedades,
todo,
por eso disfruto de ti,

Jorge Castañeda


II

La lluvia es bendición
que cae sobre los campos.

La tristeza del cielo
se guarece en los charcos
y han vestido de gris
mis ojos enlutados.

La lluvia siempre me trae
tristezas del pasado.

Eduardo Ureta Ahumada


Los Benitos

Aún no amanecía del todo, cuando los Benitos ya estaban en la caleta de pescadores esperando la llegada de los botes con su carga de salmones, delicias para muchos en diferentes países, mientras que en el nuestro su consumo es poquísimo, comentaba don Chuma pescador que ya no salía a la mar; pero en cambio organizaba la llegada de los botes y se encargaba de la entrega del pescado a los diferentes camiones que venían a cargar esta preciada carga.

Jorge Omar Hermiaga


11 – Bengalas

                       Recuerdos de Cromañón

Dolor a cuestas
entre notas de ácidos metales,
fumaron el humo de la noche
bailando en cada antorcha
                          en cada estrella.
Distinta luna rueda aún
                           por tribunales
paseando recuerdos de Alí Baba
y sus ladrones de ilusiones.

Flavia Soldano


Poema de fondo

oigo las hembras de la tierra
su cosecha de muertos en combate
a pasos entre mimbres
juntan zapatos
siegan ojales
con guadañas
y palas de punta
a voces
abren el suelo

miércoles, 29 de noviembre de 2017

Editorial


revista literaria con voz propia nº 78

                  noviembre 2017


 - cumpliendo 11 años en la web -


                          publicación creada en noviembre de 2006
                             distribución y publicación gratuitas
                              ISSN 2314-0275


Propietaria - Editora - Directora: Analía Mabel Pascaner




Has sobrevivido porque decidiste no abandonar cuando la batalla empezaba a dejar de ser un entretenimiento. Ése era el único milagro que necesitabas.
Richard Bach




En noviembre, la revista literaria con voz propia cumple 11 años y tan sólo quiero agradecer.
Como siempre expreso: con voz propia es vuestra voz, la voz de cada uno de ustedes y deseo que así lo sientan.
Muchas gracias por acompañarme en estos años de entrega y dedicación. Gracias por sus colaboraciones, sus e-mails, sus lecturas. Gracias a mis amigos personales y a mi familia. Gracias por estar allí… del otro lado de la pantalla.
Les envío mis mejores deseos. Que siempre podamos realizar tareas que reconforten nuestra alma, que siempre nos animemos a soñar, que siempre miremos alrededor ofreciendo nuestra mano. Que el dolor pase y podamos y sepamos ser felices.
Que tengan un año colmado de alegrías y bendiciones. Que sea un buen año para todos. Que haya menos sufrimiento en el mundo.
Un abrazo cálido
Analía Pascaner




…no hay giros equivocados, sólo caminos inesperados.
Mark Nepo




Sí. Soy feliz ahora, aquí, entre ustedes, aunque vista de lejos parezca condenada a trabajos forzados.
Pero hay que estar en el secreto: a la felicidad hay que construirla todos los días. Armarla como si fuera un enorme rompecabezas.
A veces nos sentimos tristes porque sabemos que nos falta alguna pieza irremplazable. Lo fundamental es seguir viéndola con el corazón. Otras veces, una pieza no ajusta como quisiéramos. Es cuestión de tener paciencia, insistir o esperar.
La felicidad es como un juego de ingenio cotidiano y cambiante.
A veces, para ganar es preciso olvidar; otras, entrecerrar los ojos y soñar; y la más de las veces, abrirlos desmesuradamente para no perder de vista piecitas vitales, a veces por su pequeña apariencia invisibles para los demás, sin las cuales nos sería imposible ni siquiera intentar jugar.

Texto tomado de FM Milenium, Buenos Aires, Argentina. Año 1999




Si sólo comprendemos la desgracia ajena sin sentirla en nuestro corazón, no comprendemos nada.
Luis Franco




             revista literaria con voz propia
 Inscripción Registro: ISSN 2314-0275
             Edición y dirección: Analía Pascaner
             San Fernando del Valle de Catamarca
             Catamarca – Argentina




Cien veces al día me recuerdo que mi vida interior y exterior depende de las labores de otras personas, vivas y muertas, y que debo ejercitarme para dar en la medida completa que he recibido y todavía estoy recibiendo.

Albert Einstein



Autores publicados


revista literaria con voz propia nº 78

                noviembre 2017

                    
autores publicados en esta edición: 



--

Autores publicados desde inicios de la revista con voz propia, en:
http://www.revistaconvozpropia-autorespublicados.blogspot.com.ar/


             revista literaria con voz propia
             ISSN 2314-0275
             Edición y dirección: Analía Pascaner
             San Fernando del Valle de Catamarca
             Catamarca – Argentina


Cecilia Glanzmann


Oración de gracias

Gracias, Señor, por el sol
Y el mar
y el cielo y la arena
y los árboles y el agua
y la castigada y bella meseta
y la gente
y por la posibilidad de amarla
y de ser aceptado
y de ser rechazado.

José Antonio Cedrón


*  *  *

Llueve sobre aquel pájaro en la rama del patio
sobre la mancha verde que no alcanza
la nitidez del ojo, sobre el vidrio astillado de sus alas
y hay ruido de cucharas, de mediodía puntual,
rumor eterno en la silla vacía de mi padre
con su mirada al fondo, aquella, siempre quieta,
y voces en el rostro de la pared que tuvo la obediencia.
Pasa un caballo mudo, anónimo, sin cascos   
(¿heredado de quién?)
descascarándose al sol de la intemperie.

Analía Pascaner


Por cualquier cosa

   Cuando vivía en Buenos Aires, en las vacaciones siempre nos íbamos a La Rioja porque mi papá quería que todos estuviéramos con él mientras trabajaba. Y cuando le preguntaba a mi mamá porqué mi papá no tenía un trabajo como los padres de mis amigas, se le llenaban los ojos de lágrimas y me respondía que así eran las cosas.
   Me di cuenta por los preparativos que ese verano era diferente. Mi mamá me dijo que íbamos a Mar del Plata. Le tuve que preguntar a mis hermanos qué era Mar del Plata, porque a mi mamá debía seguirla por toda la casa entre bolsos y armarios abiertos y me contestaba que estaba ocupada haciendo las valijas. Ellos me contaron que era un lugar como ningún otro, con una playa muy grande y con muchísima agua, que iba a conocer el mar.

Eduardo Dalter


*  *  *

Nadie estuvo en sus ropas, en su patria, en sus raíces. 
Un silencio de lobo avanzó y corcoveó por estas calles.
El terror derribó puertas y espió por las mirillas.
Una conmoción de muerte, de la puerta para afuera
y de los ojos para adentro, nos exilió del otro
y fuimos gente sola, de mirada huidiza, en los rincones
como las hojas tristes que los vientos amontonan. 

Rolando Revagliatti


a preguntarse llaman

2

¿adscribe usted, enrico, a la melancolía (por
    [su pátina de bolero)?
¿adscribe usted, ercole, a las cuevas de
    [ladrones (por aquello de la fascinación del
    [delito)?
¿adscribe usted, enrichetta, a la poesía ecoica
    [(por alguna estimulación conyugal)?
¿adscribe usted, eudocio, a la deliberada
    [inefabilidad de los parafrásticos versos
    [inmortales: “beatitud divino tesoro/como
    [una hijita/te quedaste probablemente para
    [siempre entre nosotros/después del
    [copular” (por aquello de la hijita)?

¿y usted adscribe, Eduvigis, también?

Julio Bepré


Sueños

Ha pasado mucho tiempo y hoy por casualidad crucé la calle donde aún existe la casa en que vivías. Recuerdo que eras hermosa, y además tus breves diecisiete años anticipaban una magnífica realidad de mujer. Te aventajaba sólo en tres, y ante ello albergaba un ingenuo sentimiento de protección hacia vos. Tu alegría permanente, tu serena curiosidad, hacían que todo se albergara en mi alma. Yo era más bien tristón y reflexivo y por eso guardaba cuidadoso cada gesto tuyo, cada palabra que decías porque me aligeraban los tristes instantes de mi persona.

Sergio Pravaz


Romance de río

El río no tiene edad porque su voz
y su memoria son la integridad
de un dios que nada pide;

desde lejos fluye, que es decir siempre,

de cuando otro sol besó su orilla,
árboles como leones, peces que rugían 
como toros y aves que portaban dientes de lagarto.

Leo Lobos



“Lo que no tenemos lo encontramos en el amigo. Creo en este obsequio y lo cultivo desde la infancia. No soy en ello diferente de la mayor parte de los seres humanos. La amistad es la gran liga inicial entre el hogar y el mundo.”
Carlos Fuentes

Latidos*
A Marta Cwielong

Deambular autómata en la aridez de las calles
No

Tener por lobo un corazón
No

Al escarnio del que cree que la realidad es lo visible
No

Norberto Pannone


El peregrino

Había salido sigilosamente. Caminaba muy despacio, sin hacer ruido, como se lo permitían sus gastados zapatos.
Antes de dejar la casa, arrojó una última mirada a su jardín, acarició con pena los rosales y oró para que un alma buena cuidara de sus plantas. Después, salió al paso, sin mirar hacia atrás. Porque dicen que, el que mira hacia atrás, no podrá jamás huir de sus recuerdos.
Siempre había vivido solo. Entonces, ¿A qué tanto sigilo al salir? Quizás, para no despertar los fantasmas de sus vivencias en el lugar, estaba seguro que, si ellos se despertaban, no le hubiesen permitido partir… ¡Pero ahora era libre! Tenía todos los caminos por recorrer y todo el resto de su vida para el pasaje de su viaje de ida.