lunes, 26 de abril de 2010

Liliana Céliz

-Rosario, provincia de Santa Fe, Argentina-

A los que fueron pájaros

…Imagen clandestina del pasado
(las torres no caían ni abarcaban)
cómo seguir sus pasos / cadáveres al mar
o los aviones / la peste era corriente como peste
la sed es mucha y a través palabra
quietud de la palabra cosa
o todo lo frontal el pensamiento
morir como la esquela en esos sitios
inmigración del joven que es veloz y cae
la forma habida en el sujeto
carne que niega carne y se establece en el sonido
profundidad de la madera rota como charcos
secuestro fue secuestro / monte de grasa cruda de los cuerpos
volver a ver la luz cuando se apague
cargas de barro o chicle.

……………* * *

…huesos plegados de por sí hacia el centro
arcos que al desollar resisten la caída o movimiento
(tiempos que no bastaron para verte)
color que al inflamar color se vuelve hacia el principio
olor de sangre coagulada como forma
vientre fugaz el vientre como estrato del pasado
madera o cruz o espacio material de la mirada.

……………* * *

…canales como lacra o como fosa
ahora que la voz se cuelga del rincón y muere
imitación afuera de otro espacio
lo cálido se escapa en vías convergentes
ir a morir al diente de quien no hace bulla
los huesos demacrados en función del que ríe
abultamiento del neón en las escalas de presencia
un repetir el nombre por si acaso
desnudos y sin ver la vuelta.

……………* * *

…en un plano horizontal la luz se niebla
refleja desviación entre estos ríos
los árboles jaspearon su contorno
silueta fermentada en la bahía
(lo rojo de la sangre es verde)
coloración de más en lo sagrado
ritos de sacrificio últimamente.

……………* * *

…islotes de cortar la sed nocturna en la fiereza
hilos delgados de palabras muertas / de la mirada
puesta en plexo al infinito / ahora que la voz espera /
comarca de pastores sin un perro.


…………… Del libro inédito A los que fueron pájaros
…………… Textos tomados de la revista digital La Bodega del Diablo

*************************************************************
Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos.
Eduardo Galeano

*************************************************************

2 comentarios:

  1. Me gustó encontrarte, Liliana, hay tanta fuerza en tus palabras que duele el poema, tan real y sensible.
    Va mi abrazo
    Betty

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por tus conceptos, mi querida Betty.
    Mi abrazo y siempre mis buenos deseos
    Analía

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner