miércoles, 11 de junio de 2008

Juan Antonio Borges

cada mañana

cada mañana
todo es igual
me duele el cuerpo-/-mis dedos que se aferran a tu cuerpo
pero debo marchar
me esperan muchas horas de pequeña muerte
dejando mi sangre y mi juventud
para subsistir
trenes llenos-/-hombres vacíos
cargando cadenas y desconcierto
la calle ambiciosa se come cuerpos
y mientras las fábricas preparando sus máquinas de picar carne
y mis ojos tan sólo buscando la emoción justa
que me haga arder en pedazos y me empuje
a escribir
pero no puedo pensar-/-ni hablar-/-ni escribir
tan sólo producir
quiero que finalice el día y escapar
salir corriendo a ver esa calle injusta
pero ahora es diferente
porque sé que puedo derramarme en un poema
y me esperan tus brazos
el calor de mis libros-/-mi cielo-/-mi viento
ahora me libero....
mañana será otro día
mientras tanto vuelvo a nacer


como un pájaro sediento

como un pájaro sediento
en el derrumbe
camino buscando rastros
de esa ciudad feliz donde fui un niño
y reía
con los ojos como mariposas celebrantes
no había negro
multicolores los días
duendes bonitos enfrentaban a los malos
con mis juguetes armaba reinos pacíficos
pero vino la tempestad
y mientras lloraba lo perdí todo
comencé a no creer en las hadas y los duendes
reventé mis emociones
hasta hacerlas parir arte
y me aferré a eso
mientras todo lo demás lo perdía.....

............Poemas tomados del blog noche roja

Juan Antonio Borges - Malvinas Argentinas, norte del Gran Buenos Aires.
www.nocheroja.blogspot.com

*************************************************
Hay que hacerse un carácter de hule, sobre el cual el mundo resbale cuando se quiera.
George Sand

*************************************************

2 comentarios:

  1. Qué placer leer la buena poesía.
    Víctor hugo Tissera

    ResponderEliminar
  2. Profundos y movilizadores son los poemas de Juan. Gracias Víctor.
    Un abrazo
    Analía

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner