lunes, 20 de septiembre de 2010

Eduardo Dayan

-Buenos Aires, Argentina-


Éste, ése, aquél,
y sus femeninos y plurales,
entonces vos,
femenina y plural,
anulando
gramaticales distancias.


……………… * * *

he vuelto a la prosa cotidiana
en el mejor sentido de la palabra prosa, por supuesto,
busco palabras ensoñadas, elegidas, las enfilo,
ellas dan cuenta de la historia que se va haciendo entre mis dedos
y el azar, reino de ideas fijas o dudosas, personajes
que se corrigen, inciertos, desconfiados,
desconocen qué dirán, qué van a hacer, que habrán de sentir en el próximo renglón,
apremiados por las réplicas y un autor que los fisgonea,
pequeños seres con historias pequeñas, únicas para ellos,
como tantas, como tantos, y yo en el medio,
extrañando a la poesía


……………… * * *

Asfalto sobre asfalto,
se remonta la paloma.


……………… * * *

trabajadora paciente, laboriosa
la muerte elabora en nosotros su materia,
los frentes del ataque son varios y sabidos
se manifiestan en los ojos
húmedos del espejo, también operan
invisibles desde adentro
hasta hacerse sentir en noches alunadas
rojizas en las sombras,
sabedoras enternecidas en la espera

*************************************************************
Pueden los que creen que pueden.
Virgilio

*************************************************************

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner