miércoles, 10 de septiembre de 2008

Stella Maris Taboro

Cómo hacer una mermelada

Cuando sepas
que ellas se llenaron
de lágrimas teñidas de oro,
cuando el frío
ya las azucaró muy bien,
entonces tomarás en tus manos
a esas esferas tan poceadas
como la luna
y enamorada como ella
entregada a la noche,
empezará la metamorfosis.
Una torre de fetas
como peces sumergiéndose muy hondo,
en un mar de azúcar dormirá,
una sola noche, eso sí…
sólo una noche,
como un amante fugaz.
Y vendrá clareando el día,
con el gallo anunciador,
con el chillido de gorriones,
con la luz intrusa en tu ventana,
y justo en esos momentos
locamente apasionadas
esperarán para entregarse
al fuego del amor,
hasta llenar de aromas a la casa,
hasta brillar,
como un mar dorado y deslumbrante,
hasta embelezar
aún a aquellos besos robados,
que algún poeta cantó.


Patria mía

Mi patria agitándose
en un mar tumultuoso
entre gente con pájaros sin trinos.
Cuántas veces he preguntado
si puede prenderse
el blanco de mi bandera
en las mejillas felices
que quiero ver en los niños,
y el celeste inmaculado,
en la gente que camina
con sus rostros grises de tristeza.
Cuántas veces quise ver
el sol de la bandera
destruyendo al corrupto.
Ay, mi Argentina
de honda frescura tu nombre
consumida en los inviernos de martirios.
Sé que sobreviven las ansias
elevando altares a la gloria
en tiempos sin sombras en el camino
y en un sendero de brisas sin tormentas.


Stella Maris Taboro – Buenos Aires, Argentina
http://wwwlatidospoeticoscom.blogspot.com/
http://enlamemoriadelospueblos.blogspot.com/


******************************************************
La gratitud, como ciertas flores, no se da en la altura y mejor reverdece en la tierra buena de los humildes.
José Martí


******************************************************

3 comentarios:

  1. Stella Maris: El poema de la mermelada, estupendo. El de la Patria, doloroso pero real y contundente.
    Un abrazo. Víctor H. tissera

    ResponderEliminar
  2. Pienso igual que vos, Víctor, particularmente me pareció estupendo el poema de la mermelada, me conmovió.
    Gracias Stella Maris por tu presencia, constancia y esfuerzo.
    Un abrazo
    Analía

    ResponderEliminar
  3. STELLA, TU MANERA DE DECIRNOS CADA DÍA ME ATRAPA MÁS EN ESTA MAREJADA DE POETAS.
    MARAVILLOSOS VERSOS.
    BESOS
    MARÍA ROSA

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner