lunes, 8 de octubre de 2007

Luis Benítez

Una tarde en el jurásico

Ojalá no despertara.
Que la ciega noche me llevara
Hacia un día oscuro sin las horas
Menos una: aquélla tan precisa
Que hoy demora.

Lo que me salva me pierde
Y el resto es apenas mi memoria.

Barrida sea y lo puede una cosa sola,
Que con ella barrido será
Este universo,
Que lo abriga todo
Salvo una cosa sola.

Perdámoslo todo y de una vez
Ganemos en desolación.

Quizás así, desde la sola forma que nos lleva,
Se verá más claro: presente, pasado y futuro
Eran el verdadero engaño y los días las lenguas
De la mentira única: ése que se aleja
Nunca saltó de su silla, eso que viene no será conocido.

Suspendido en lo que pasa,
Indeciso como aquel que está seguro
Y yerra, siempre se verá más claro
Aunque no habrá perdón:
Esto espanta a los hombres desde el primer llamado.

Pero, ¿qué cuerno suena, para qué cacería?
Este halcón o palabra no volverá a la mano.

Tercer Piso: Fiona Lara Fredericksen

Las tapas de la mitad de las revistas de la Tierra
Ofrecen mi retrato y buena parte de ellas
Se apilan hasta el techo en este piso
Y en esta vida donde sonrío a solas.

Sexto Piso: Frances Gobernor-Coleman

Yo, la única hija de Algernon Gobernor-Coleman,
Que conocí el esplendor de este país
Antes de que llegaran los italianos, los irlandeses
Y los musulmanes, antes de que desembarcaran
Con sus hijos en el vientre los hispanos
Y los armenios y los judíos que huían de los zares,
Duermo mi sueño eterno detrás de una falsa pared
Del baño, inyectada de formol, emparedada
Por mi esposo para quedarse con toda mi fortuna.
Hace casi cien años que me pudro
Discretamente, sin olores ni gusanos,
Sin prisa, en este piso olvidado
Por albaceas, abogados y jueces.
Yo que conocí el suave contacto de la seda
Y la caricia del satén, el mimo de la piel de marta,
El aroma de la menta salvaje en la hacienda de Virginia,
Desde hace un siglo sólo rasco helados ladrillos
Colocados en apresuradas hileras frente a mi nariz
Y luego el sudor del cemento cuando hace calor en Manhattan.
Inmóvil pero todavía de pie,
Separada para siempre de un mundo
Que hicieron los míos
Pero que ya no se me parece.

Poemas de MANHATTAN SONG, libro a editarse en Lima, Perú, en el curso de este año.

Luis Benítez - Buenos Aires

*************************************

Sólo las personas que se atreven a ir demasiado lejos logran descubrir hasta dónde pueden llegar.
T. S. Eliot


*************************************

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner