miércoles, 9 de abril de 2008

Norberto Pannone

El hombre de la bolsa

Cada vez que llegaba la hora de almorzar, Myriam no podía lograr que el pequeño Tobías comiera. Alguien, algún consejero de esos que nunca faltan, le dijo:
-Dile que si no come vas a tener que llamar al “Hombre de la bolsa”.
-¿Te parece que dará resultado?
-Creo que sí, además, ¿qué puedes perder…?
Y Myriam siguió con el consejo. De ese modo, cada vez que Tobías no quería comer, le decía:
-¡Si no comes, llamo al “Hombre de la bolsa”! Y el pobre Tobías imaginaba que un hombre malo y feo vendría a buscarlo. Se ponía llorar y… comía.
Hasta que un día, el niño se cansó de ser amenazado y le dijo a su madre que no comería.
La madre se asomó a la ventana y llamó entonces al “Hombre de la bolsa”.
-¡Hombre de la bolsa, hombre de la bolsaaaa!
Y apareció un hombre alto y grande con una bolsa gigante, de esas que se usan para consorcio. Tobías, exaltado y excitado por la curiosidad, salió a verlo.
El hombre preguntó:
-¿Quién me llama? Y Tobías respondió:
-Mi mamá.
-¿Cuál es tu mamá?
-Ésta, dijo el niño señalando a su madre.
Entonces, fue así que el grandote la metió en la bolsa y se la llevó…

A esta hora…

A esta hora,
justo a esta hora,
sobre la patria sibila la culata
y el fusil enseñorea
su arpegio de miedo
por el alma.
Colombia,
a esta hora
lloran las escarpas
y la sabana mustia
se desangra.
Colombia,
no necesito más que la nostalgia
y el clamor del amigo.
Entonces, no hay distancia
y me uno al verso
y me florece el niño
que me aguarda.
Puntualmente, a esta hora,
se desvanece el vino y la palabra
y el canto se convierte
pergeñando una rima,
algún verso,
confinando la sombra,
desaguando una lágrima.

…….......………Escarpa: Serranía
……….......……Sabana: Llanura

Norberto Pannone – Junín, provincia de Buenos Aires
http://www.norbertopannone.blogspot.com

* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *
Para todo problema humano hay siempre una solución fácil, clara, plausible y equivocada.
H. L. Mencken
* * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * * *

2 comentarios:

  1. Excelente el "hombre de la bolsa" acudiendo al llamado de la madre. Ironía y ternura en medidas exactas. Si me permite, lo guardaré para utilizar en mi taller de narración oral. Gracias.
    Alicia Perrig

    ResponderEliminar
  2. "A esta hora" es un poema con un grito llamando a conciencia y también la redención de la libertad.
    Me gustó mucho.
    Víctor Hugo Tissera

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner