viernes, 11 de noviembre de 2011

Carlos Figueroa

-Santiago del Estero, Argentina-

Palabras para un delfín


Aún no me alcanza tu voz
viejo hermano del agua,
donde sigues con fervor
derrochando inteligencia.
Todavía no templó tus cuerdas
esa voz que maravilló al silencio
en los comienzos del alba;
sin ella no habrá paz en la tierra,
sólo escombros nos esperarán mañana.
Sabes, no me extraña tu figura,
ni el incipiente lenguaje que hoy ensayas.
Yo tan sólo espero que un día no lejano
llegues a mí, con un claro son de palabras.


Palmira

No sé si existe, pero no importa.
Sólo pensar su nombre
convoca a la nostalgia
de una ciudad pequeña con sus casitas blancas
durmiendo su letargo en algún lugar
de la costa Mediterránea.
Al fondo brilla el mar como una amenaza.
Ella se muestra llana
porque el sol no deja ocultar nada.
Mientras me acerco……
la mirada abarca su contorno
y como un invasor trata de conquistarla.
De pronto viene un recuerdo, una pena,
quizás de otras ciudades que creía ya olvidadas.
Poesía en movimiento: dinámica de las palabras.


*************************************************************
No hace la codicia que suceda lo que queremos, ni el temor que no suceda lo que recelamos.
Quevedo


*************************************************************

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner