jueves, 16 de junio de 2011

Gonzalo Salesky

-Córdoba, Argentina-

Presagio

Sé que en la vida, no importa cómo,
también el fuego se apaga con el día.
La noche es corta cuando el invierno acecha,
el tiempo cura y sana las heridas.

Dejar de hablar no ha sido buen remedio;
sé que el presagio de luz y de agonía
se está cumpliendo, no importa cuándo llegue,
tal vez sea cerca y te encuentre dormida.

No lo verás venir aunque se anuncie,
¿sabés qué dulce y vana es esta espera?
Porque muy pronto saldrás, será tan fácil
como volver al punto de partida.


Serás

Serás aliento de mar, serás nostalgia
cuando se aleje tu boca y no regrese.
Serás mi brisa cuando no sople el viento,
serás el fuego más allá de las palabras.

Serás el cielo, vacío de mis páginas,
y la plegaria que anuncie mi partida
cuando el dolor, este mundo y nuestra vida
se lleven todo y no me dejen nada.


La espera

Fui entendiendo tu pasado
poco a poco, suavemente,
así como me costó amarte.
Brillas cada vez más en mis días.
Serás rubí o esmeralda, mientras pasan
tantos años de golpe, tanta vida.

Ahora entiendo que el tiempo
es sólo la suma de nostalgias.
El mundo sigue en venta y no sirvió
mojar el mar con lágrimas amargas.
Por eso es tan dulce la espera
por volver al sol o hacia la luna.


Espuma de mar

Tal vez ahora, sin miedo a la caída,
puedas viajar al fondo de mi alma.
Serás pradera y luz en mis plegarias.
Un pétalo dormido, tu canción.

Tu cuerpo, lejano de nostalgia...
Serás refugio de Dios en tu belleza,
quizás espuma de mar y en el silencio,
verás mis sueños pasar, junto a tu vida.


.............Del libro Presagio de luz, Córdoba, febrero 2011

*************************************************************
Hoy vuelvo de países que están muertos, después de un mar que no me dijo nada, porque el único viaje es el amor.
María Elena Walsh

*************************************************************

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta publicación literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner