domingo, 12 de diciembre de 2010

Gabriel Impaglione

-Poeta nacido en Argentina. Reside en Sardegna, Italia-

Las palabras

Las palabras
que ocuparon la tierra cuando nada había
vinieron por el silencio.
Los gestos se llenaron de campanas,
la foresta, la llanura, cada cima
multiplicó los ecos del nombre de las cosas.

La profundidad del pan y las mareas
fue revelada
y entonces el canto distribuyó horizontes,
nuevas explicaciones
para fundar el mundo.


El espejo negro se desgrana

El espejo negro se desgrana
sobre un gallo de hoguera
que crepita en sus filos.

Vencedor de cronómetros,
guardián de la torre del día.

Erguido en su gobierno
de mínimas campanas
merodea el humus
abierto por la azada.

Desde su ojo de planeta riguroso
el alba gotea maíz encendido.


En el laberinto de las yemas

En el laberinto de las yemas
vive un hombre que atesora
revelaciones de ti.

Corre a la orilla
tras cada marea de la caricia
a recoger objetos y sustancias
la conchilla de luz
cada artesanía que el oleaje desembarca
la espuma lunar
que crece en el viento de las profundidades.

Su casa respira en el centro del tacto,
y en medio de ti
su país que despierta con tu boca.


poética

entonces la mano
despalabra el follaje de la hora
con la piedra en blanco


….. * * *

Quién paga la casa rota
el hueco del pan incrustado en el vientre, el plomo
en el pecho que albergaba el basta?
Y las brutales caravanas de acero que aplastan los sueños en los parques?
Y los verdugos en su triste oficio?
Quién paga las corbatas de las ilustres señorías, los sillones, las putas
los veleros de las ilustres señorías?
Quién paga a los soldaditos que apalean a sus hermanos?
Quién paga los títeres televisados, los aplausos, la estenografía de la santa palabra.
Quién paga el banquete donde cenan la patria, el surtidor
que deja la tierra exhausta?


Poemas tomados de la Revista Isla Negra -dirigida por Gabriel Impaglione- y del blog del autor: http://gabrielimpaglione.blogspot.com

*************************************************************
Basta un poco de espíritu aventurero para estar siempre satisfechos, pues en esta vida, gracias a dios, nada sucede como deseábamos, como suponíamos, ni como teníamos previsto.
Noel Clarasó

*************************************************************

4 comentarios:

  1. Gabriel expande el sentimiento hacia variados temas con una cuidadosa actitud hacia la palabra, ésa, la que no sobra ni necesita otras para complementar.
    Es un gusto leerte, Gabriel, felicidades
    Betty

    ResponderEliminar
  2. Gracias querida Betty, por tus apreciaciones acerca de la sentida poesía de Gabriel.
    Mi abrazo
    Analía

    ResponderEliminar
  3. Como siempre, Gabriel conoce de la palabra su esencia humana y poética.
    Un abrazo
    Bertha

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias querida Bertha, por tus conceptos sobre la poesía de Gabriel.
    Mi abrazo
    Analía

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner