domingo, 12 de diciembre de 2010

Carlos Roldán

-Buenos Aires, Argentina-


morirás hermano
-si siempre lo supiste-
morirás como morimos todos, y de a uno
sin empujarnos ni apurar nada, lentos,
con el desgano de los que bien viven
y se alejan

también te tocará sin lloriqueos
-porque lo sé, lo enseñas
sin decirlo-
y tal vez estemos a despedirte, como es bueno
no dejar nunca a solas los amigos

pero qué digo
si nunca he comprado
nada que parezca a milagro
o dure largo;
es probable también que en el galope
te dejemos de a pie
por apurarnos

vos morirás, nosotros moriremos
pero esos hijos de buey que hoy te la surten
morirán para siempre y de otro modo;
como perros quizá:
perros de nadie,
como mal trago que enseguida
alguien lo escupe

vas a morir para seguir estando
porque estás entretejido entre nosotros
y ya ni vos mismo te nombramos
sos esta vida que abrimos
y gestamos

un pedacito nuestro:
nuestro canto.


….. * * *

puente y no río
qué –espurio- ofende
en la entraña del reino

puente y no río
la sombra obesa imagina
la eternidad perfecta

enfermo y dolido
aborrece la turbulencia del agua
que escupen los cielos

ríen del maestro y alguno
atreve una piedra
a su frente

parménides deplora
sin gestos y repite
la condena del hado
“nada –una rama
se hunde en el río-
podrá hacer que el no ser
sea”
y se quita la sangre


….. * * *

habíamos venido
y todos los trenes barcos aviones
todas las insensatas máquinas de viaje
chupaban a sus noches de negros adioses
y en el muelle último
un atardecer desataba su promesa
paría palabras
encendía su víspera

ahora
con el espectro sordo de todas las auroras
el mundo más endeble
las manos desamparadas de toda luz
la vida
como suspensa
en la ceniza del cigarro


*************************************************************
Si quieres que algo se haga, encárgaselo a una persona ocupada.
Proverbio chino

*************************************************************

2 comentarios:

  1. ahora
    con el espectro sordo de todas las auroras
    el mundo más endeble
    las manos desamparadas de toda luz
    la vida
    como suspensa
    en la ceniza del cigarro


    ¡¡qué bueno, Carlos!!

    Un placer leerte
    Abrazos
    Bertha

    ResponderEliminar
  2. Querida Bertha:
    Muchas gracias por detenerte en la poesía de Carlos.
    Mi abrazo
    Analía

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner