miércoles, 21 de octubre de 2009

María Rodríguez

-Almuñecar, Granada, España-

Desperté…


Desperté en la noche de niebla
con tu verdad serena.
Corrió la madrugada
tras el agua que lloraba
y quise coger la paloma
que entre mis manos se deshojaba.
No miré atrás,
el silencio me perseguía.
Trepé por el rosal
subiendo por sus espinas,
dejando crecer a mi paso
las arenas que del cielo caían.
Fui a beber en las estrellas
sus bebidas exprimidas
y de mi boca brotaron,
lunas recién nacidas,
perlas revoltosas
que hacia la mar bajaron.
…y durmiendo en tu regazo
con tu amor de enamorado
cambió mi fuente en tu pecho
y el telón se alzó en el teatro,
tú, volvías a tu función,
yo… desperté…
el día había empezado.


Pesadilla

Anoche, durmiendo soñé
que estabas en una gran cima.
Me llamabas…
Yo subía y subía
mas mis pies no se movían.
Quería ascender y correr
para alcanzar la mano que me tendías.
La angustia me consumía
y el pavor me corroía.
Sobresaltada, desperté
y al verte sobre mi cama,
me cubrí con tus brazos
y pensé:
¿seguiré soñando todavía…?


*************************************************************
Los amigos que tienes y cuya amistad ya has puesto a prueba / engánchalos a tu alma con ganchos de acero.
William Shakespeare

*************************************************************

2 comentarios:

  1. Muchas gracias por este envío.
    Las frases de "célebres" de la columna de la derecha tienen una variedad interesante; pero, en esta oportunidad, agradezco haber encontrado el video de un poeta-cantor (¿un trovador?) que me toca profundamente: Paco Ibañez...

    Y... sigo leyendo los poemas de tantos comtemporáneos. Algunos, muy logrados.
    Gracias.
    Atte.
    Marta.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a vos por detenerte en esta revista literaria, querida Marta.
    Agradezco profundamente tus conceptos.
    Coincido respecto a Paco Ibáñez, hace magia con todo lo que toca. Conmueve escucharlo. Podés encontrar más material en algún buscador de internet.
    Recibí mi cariño y buenos deseos.
    Analía

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner