lunes, 19 de febrero de 2018

Jorge Castañeda


II

La lluvia es bendición
que cae sobre los campos.

La tristeza del cielo
se guarece en los charcos
y han vestido de gris
mis ojos enlutados.

La lluvia siempre me trae
tristezas del pasado.
Y cual un perro sin dueño
se abriga en mi costado.

Compañera y amiga
de penas y quebrantos
en la tarde dormida.
¡Qué solos nos quedamos!

III

Cuando leo a Khayyam
descreo del mañana
y también del ayer.

Cuando leo a Khayyam
gozo del presente
y del vino rubí.

Cuando leo a Khayyam
canto a las doncellas
que esperan al Emir.

Cuando leo a Khayyam
tomo de la vida
dolor y placer.

Bajo las estrellas
trato de ser feliz
cuando leo a Khayyam.

IV

(Paráfrasis de un Sutra)

Este mundo es tan fugaz
como una estrella que se apaga
al amanecer.

Es como una burbuja en las aguas
de un arroyo.

Como el destello brevísimo
de un relámpago
en una noche de tormenta.

Este mundo es un farol
tintineante,
un pabilo que humea,
un fantasma
un sueño efímero y
nada más.

Así es mi vida
y así fue y será
la vida de los hombres
sobre la tierra.
¡Cuánta orfandad!

V

El libro cerrado.
Un tema de Bach.
La tarde serena
con calor de hogar.

En paz y feliz
gran alacridad
y serenamente
me puse a pensar.

Señor:
Gracias por saber
vivir y soñar.


Del libro del autor: Mester de cantoría. Ediciones “El Biguá”, San Luis, Argentina, 2017

Jorge Castañeda
Río Negro, Argentina

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner