martes, 26 de septiembre de 2017

Raúl Pérez Arias

Inercia

Atravesó el carrusel
instante de un sueño;
fijó su oído en un vals de Strauss.
Descolgó del perchero
la modorra del día
y partió a comprar sahumerios
a la hora del té.  
 

Profecía

Oí cómo caía
al volcán de las tinieblas
la profecía egipcia
y desde entonces
nunca más le mentí
a mi tristeza.


Joven campesina

No te imaginé en mi vecindario
porque eres de una urbe
donde no puedo asistir.

Me conmueve
verte a la distancia
con tu rostro
impregnado de misterio,
sola.

Van Gogh te dibujó con futuro
y yo sólo te veo desde el torreón
sin poder dedicarte
ni siquiera un soneto de ternura
joven campesina.


El cauce de llegar

Anochecía sobre el ajedrez
del verbo amar
y súbitos sorteamos
barreras, talismanes; necesidades.
Hubo inquietud de saber si el camino
gastado por la piel
mantenía intacto el cauce de llegar
libres, hasta cortar el magnetismo 
ocular de la espera final
y así hallar la senda
radical de nuestro destino.


A una amiga fotógrafa 
                             para Ana Petrillo

Cuando quieras ametrallar la noche
dirige el centro ocular de tu cámara
con firmeza… y comienza.
Hay quienes aprietan a la humanidad
de sus ojos sólo brota sangre.

Cuando quieras desahogarte
toma el capricho 
que experimentes primero
y enfócalo hacia ti misma 
pues es probable que al revelarlo
quede tu corazón expuesto ahí
y si estás conforme con la realidad
de aquel instante inesperado
verás que la mejor fotografía tomada
será esa que no soñaste nunca 
…habrás fotografiado a Dios.


*  *  *

Lo ignorado
del día anterior
cuadernos del bosque.
La distancia; demora
de una botella tibia 
que arrojó el mar.
Días laborables
que olvidó el descanso
bautizando la piel del descontento. 

Elogio el tallo del agua
apocalipsis de la tarde. 

Mis recuerdos son regresos
habitantes de la noche.
Es difícil mover el tiempo
y vencer el sueño de la roca.


Raúl Pérez Arias
Lomas del Mirador, La Matanza, Buenos Aires, Argentina 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner