sábado, 15 de abril de 2017

Sebastián Zampatti


Ni una paloma dejó el huracán
que arrasó los campos
hace una semana
todo se lo ha llevado
-horrible cliché-
el viento

¿A dónde? ¿Quién puede saberlo?

Poca diferencia existe entre
el viento de un huracán
y el amor

cuando pasan
igual nos tratan,
igual nos dejan.

Hágase usted las preguntas que quiera
si lo desea
le advierto:
preguntas y respuestas
son cosas bien distintas
en nada se parecen ni se tocan
quien se haga preguntas sólo tendrá preguntas.

Mejor, hágase respuestas.


:)

Y yo te tengo acá, o allá
-da igual si estás-
y entonces esa cruz se hace de papel
y entonces empieza a llover y esa cruz
se desarma como esas flor de panadero
que uno de chico soplaba
para pedirle deseos.

Entonces la tarde -que era toda lluvia
y viento y domingo de otoño-
sigue siendo una tarde de lluvia y de viento
y de domingo de otoño
pero ya sin cruces
porque vos estás
acá
o allá
-da igual, estás-.


Sebastián Zampatti
Tandil, Buenos Aires, Argentina

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner