domingo, 25 de septiembre de 2016

Emilio Núñez Ferreiro


Anochece en San Eladio

Sobre el andén desolado, acomodo mis huesos en un banco de madera. Este domingo de otoño agoniza. Estoy guardando la escopeta y las seis perdices que cacé, me imagino que me preguntan “¿qué te hicimos?”. Pues la última de ellas fue la última, acabo de decidir que no volveré a cazar ningún animalejo en mi vida.
Estación San Eladio, ¿cómo habrá sido tu ayer? Poco a poco la pastura se fue comiendo las vías. El irónico cartel de “Jefe” sigue aguardando al que se tuvo que ir. Me imagino, hace décadas, a cinco o seis personas esperando al tren que los alcanzaría a Mercedes. Tal vez, algunos de ellos, tuvieron la suerte de no presenciar este cataclismo que la autoridad implacable decretó.
Hay un silencio que duele, el que de pronto se quiebra gracias a un zorzal. En la copa de los pinos el viento impone una danza. La agónica palidez del sol se demora en los rieles oxidados. Pascual, mi amigo de siempre, viene arrastrando junto al perro su cansancio. Llega hasta mí y, como siempre, me hace sonreír con sus ocurrencias.
Una bandada de cotorras buscan refugio entre la fronda. Los dos teros alcahuetes de esta tarde se fueron a dormir. Los últimos leños con que hicimos el asado chisporrotean un poco y sucumben sobre las cenizas. Una estela de humo asciende lento, como no queriendo irse.
Comenzamos a acomodar todos los petates en el baúl del coche. Mientras orinamos, uno contra un paraíso y el otro tras el cartel de la estación, un ternero muge a la madre que no viene. Un perro le ladra al crepúsculo y un loro, hasta ahora inmutable, se anima a imitarlo. En el espejo gris de un charco un eucalipto se mira.
Le hago una seña a Pascual y escuchamos un silencio inquietante, silencio de soledad, de olvido, de muerte. Comenzamos a alejarnos, y una sábana de sombras se ha robado todos los colores. Atrás, una rodaja de luna se asoma en el confín del andén.


Emilio Núñez Ferreiro
Escritor de Barcelona, España. Reside en San Antonio de Padua, Buenos Aires, Argentina

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner