domingo, 25 de septiembre de 2016

Anabel Vera Suárez


Detrás de la pared
     La cárcel del poeta
Tiene las paredes acribilladas
                José Rivas

Dentro de estas paredes numerosas,
cuando el lamento del primer cuarto llama,
todos un coro hacemos.
Los pájaros entran por las ventanas y
quedan presos en el sonido triste
del poeta insomne.

Hemos hecho un surco en el pasillo
para que mejor se arrastre
la indolencia de los pies.
Un día y otro alguien llama a la enfermera,
que cose con agujas de cristal
tanta piel deslavazada.
Y viven los vivos como cruce de trenes,
como si fueran a mudarse
a otro sitio,
aunque al día siguiente los anime
el rayo minucioso del consejo por la ventana.


Pieza íntima

Por la parte donde se escurre el
tiempo
María ahoga la novela
de pintarle oscuras manchas
a su parte íntima.
Nadie sabe por qué sola
en el parque aguarda,
con los ojos mirando,
que aparezcan verdes colchones
en que subir y bajar la
muerte.
Alguien pregunta:
¿Cuánto cuesta sentarse en su
banco?
Nada es falso cuando talento
te regalan golondrinas y cangrejos.
Lee a Lezama pero duerme.

Por la parte que rodea el
río
María habla a los peces sordos.
Cuando el pescador asome,
volverá a pedirle que se duerma
donde nadie discute y todos
piensan.

Por la parte ancha de los potreros
un corcel corre sin dueño;
María le llama suerte,
suerte.
Cuando venga la noche
y ponga frente a sus ojos
la enfermedad de su piel,
nadie
le sostendrá el cuerpo.
Será una masacre de animales y
la ansiedad de ser libre.


Poemas tomados del libro de la autora: Cuando despierten las tortugas
Anabel Vera Suárez
Cuba

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner