lunes, 29 de agosto de 2016

Bertha Carou


Aquella música interior

Cómo quisiera reconquistar
esa música antigua
que persiste en los latidos
del mínimo aire
ondulante, avistada apenas
en un soplo hacia la luz de los ocasos;
en las alas plumosas
ávidas de espacios ligeros
sumergida en la eternidad de las palabras.
Mundo sonoro
presente en cada gota de agua
en el arrullo de las hojas
y en el croar de las ranas.
Hasta la piedra despierta en el sonoro sentir
Se abre en plena desnudez
en el milagro de ser música
de extraer de sus entrañas la belleza
para que el hombre
que está viviendo la noche de sus días
encuentre por fin,
su música interior.

9-09-09


El color de los sueños

“Y todo vuelve a ser. Ayer es hoy.
Y estoy -como quien dice-
Amaneciendo”
Belkis Magnin

Empecinada en transitar
el hueco de los días sin gloria
elevo mis ojos y todos mis sentidos
por la ruta del menesteroso en palabras.
La ambigüedad de la niebla
me invita a recorrer
a desafiar
los antiguos caminos de los sueños

¿qué color tienen los sueños?

A la orilla de una fuente
la luz sucede intensamente
un picaflor bebe en ella
se traga todos los matices
se electriza
el aire es un milagro alado
deja un arco iris de círculos
perfectos
armónicos.
Busco mis sueños en el agua
y veo a una mujer
con pájaros en sus ojos.

Septiembre 2009


Bertha Carou
Lincoln, Buenos Aires, Argentina


4 comentarios:

  1. Las añoranzas bien transmitidas nos traen recuerdos propios, eso me sucedió al leer estos poemas, sus expresiones logradas que llegan al otro.
    Abrazos
    Betty

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu lectura, Betty
      Cariños
      Analía

      Eliminar
    2. Gracias, Betty por acercarte a mis poemas. Y también a vos por publicarlos, Analia!! Un abrazo gigante a ambas

      Eliminar
    3. Gracias a vos, Bertha, siempre un gusto publicar tus escritos.
      Cariños
      Analía

      Eliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner