sábado, 25 de junio de 2016

Raquel Piñeiro Mongiello


Sueños

Sueños verosímiles
vinieron y era necesario.
Lo supe desde que los vi venir,
luego todo el mundo lo entendió,
(eso creo)
y reconcilié cada poema escrito.
Caminé pueblos. Vi como su gente
daba abrazos germinales.
Desandé a la mujer,
no puse pausa a ese abordaje,
ni despeiné la tarde en su tela.
Pensé si algunos sabían de manos sueltas,
sosteniendo, ese recién nacido paraíso
de manuscritos apasionados.


Juego de hojas

Sube la voz y es regazo 
en los charcos del alma,
se hace grande, rompe molestias
y en amasijo disimulado
calienta caldero, los quema,
luego silba, se ríe, se va
y las deja en el estupor
de una última brasa.


Comodín

No me negarás el deleite
de estallar en este comodín de vida,
donde quedo estaqueada
en los sitios donde el amor
da créditos, desbarata sutilidades
y resucita
en la bulla de mis trajes.

Del libro de la autora: Horas de arena. UNR Editora, Colección Académica

Raquel Piñeiro Mongiello
Funes, Santa Fe, Argentina

2 comentarios:

  1. Hermosos, Raquelita...!!! Abrazosss......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias querida Irma.
      Muchos cariños, que disfrutes de días plenos de alegrías
      Analía

      Eliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner