sábado, 25 de junio de 2016

José Antonio Cedrón


*  *  *

a Rubén Derlis

No hay nada que pedir de aquello expuesto.
El pasado entre líneas ha llegado más lejos
que la imaginación.
Formas de lo perdido que se queda en la red
cuando levanta el sueño.
Leve y temprano siempre en esas aguas.
El aire de la vida, que regresa buscando
equivocarse (acaso un poco)
de tanto que se ha visto.
La oscuridad y la luz en la ventana
siguen tocando un solo a espaldas del deseo
donde pasa el poema como la lengua oceánica
materna, junto a lo que lo trajo y a lo que lo llevó
para dormir y para estar despierto.
Y todo el porvenir de aquel pasado es éste
(que a veces elegimos no saber).
Así como le deja a Dios su soledad
la viuda del ahorcado en una vela,
ahora que el pensamiento se niega
a no hacer nada, me apresuro a escribir
lo que me dicta la experiencia borrosa
donde confieso al otro.
Mañana tal vez llueva, y él mismo borre todo.
Como el tacto gastado en la moneda
ese saber no sabe que lo que fue tocado
no se olvida.


*  *  *

Una vez y otra vez hemos llegado.
Estamos de regreso donde ya no hay regreso.
Y hemos vuelto a partir y a regresar
(como en las fundaciones).
En el próximo encuentro no tendremos
los gestos que nos dimos
ni la misma distancia en la mirada.
Nos reconoceremos antes de que llegue el olvido,
allí donde los remos descansan del viajero
cuando cambia la luz fuera del agua
y el pasado ilumina aquello que el presente
abandona en los techos.
El mundo es más pequeño de lo que era.
Pero tengo confianza
Hemos querido tanto, que todavía el tiempo
en su arrogancia
va a tener que esperarnos.


José Antonio Cedrón
Argentina-México

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner