sábado, 25 de junio de 2016

Gabriela Bruch


*  *  *

Uno puede evanescerse así sin más y nadie se dará cuenta. Nadie.
Podrán desMENTIR, podrán blasfemar,
podrán hacer cánticos de alabanzas sagradas
pero
siempre, siempre
negará(s/n) mi nombre
tres veces.

*  *  *

Aquel que sabe de travesías, cruza el viento con la tierna furia
de ese fruto de septiembre
que dormía
con las alas rotas
debajo de mí.


*  *  *

Sol y frío.
La mañana invita.
Me dejo llevar.
Las últimas hojas se desprenden
en un susurro jadeante.
El sur trae este viento
que se parece
a tus ojos
extraños.

Revuelo de tierra, plumas,
aire y azul
de lágrimas.

Por la ventana,
una mariposa tardía
con el sol del verano
muriendo
en su tempestad.


Gabriela Bruch
Gran Buenos Aires, Argentina

2 comentarios:

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner