sábado, 28 de mayo de 2016

Marianella Sáenz Mora


Redención del tacto

       amo los cuerpos donde el sudor y el tiempo echan raíces
                              Jorge Riechmann

Absuelta de mi pecado en tu piel
me perdono
y acepto que también mi piel
es el pergamino grabado del pretérito,
y que uno de sus bordes
aún está en blanco.

Mi autoconfianza macerada
e imperceptible al mundo,
se va recuperando al paso de tus labios
y voy resucitando ese deseo erótico
donde renazco
mientras tu tacto me desmiente
cuando creo que soy otra.


Remisión

                ausencia de actividad de una enfermedad

Día a día ganado,
la semana del mes, del año,  
que se sigue uno a uno
como páginas de un calendario
suspendidas en un limbo irónico de tiempo.

Ir descubriendo los cambios
sin aceptar algunos,
beber del cóctel agridulce del agradecimiento
con resignación a diario,
cansada de la autopercepción barata
de los libros de motivación,
de las palabras de aliento triviales y huecas,
de la curiosidad disfrazada de interés,
de vivir la irrealidad con la que un padecimiento
es absorbido por la cotidianidad,
hasta volverlo algo trivial para los otros,
desprovisto del Getsemaní sucesivo y prolongado,
de estos mil ochocientos veinticinco días
en los que solo esperas terminar “de alta”.


Del libro de la autora: Migración a la esperanza

Marianella Sáenz Mora
San José, Costa Rica

4 comentarios:

  1. mUY BELLOS POEMAS, FELICITACIONES a mi coterránea, abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu lectura, Ronald.
      Saludos cordiales, que estés muy bien
      Analía

      Eliminar
  2. Gracias Ronald por tus palabras!
    Muy feliz Analía con la inclusión

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un gusto publicar tus poemas, Marianella.
      Cariños, que estés muy bien
      Analía

      Eliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner