sábado, 28 de mayo de 2016

Horacio Pettinicchi


Mujer de abril

Mujer de abril quiero vivir mi soledad en vos, sembrarme en tu geografía para volver a nacer, refundar mi vida en él, en tu cuerpo, donde derrotado fui vencedor; donde mi amor conoció el amor hundiéndome en la primavera de tus ojos, flores de abril había en ellos, mariposas de luz me acariciaban. 
Eras muchas mujeres en una sola, y las fui descubriendo, una a una las fui desnudando, con la paciencia que me dio la impaciencia y la pura dulzura que me despertabas, hasta hacerte mujer.
Mujer de abril sos mi epílogo y mi génesis aunque a veces duelas como el aullido de los negros perros en las noches solitarias. Escribo mujer para que no me olvides, desde nuestros ayeres escribo, sin saber si habrá mañana, pero sí un ahora plural y nuestro, un ahora así…toda vestida de luna en nuestras noches de sábanas arrugadas, de amaneceres con tus ojos florecidos en amor y a veces, solo a veces, la escarcha de una lágrima en ellos por este amor rabioso que nos tenemos.-


El río de tu piel

… colgaba de un clavo mi ternura y llevaba mis ausencias a pasear por la vereda, en el damero impar de las baldosas jugaba a la rayuela, soñaba que en ese cielo hecho con tizas de colores me esperabas; andaba como olvidado fumándome la vida en cada pucho; hacia un alto en la cruz de cada esquina y en un violín robado de cuerdas desafinadas, rezaba el himno de la esperanza, te buscaba en las calles, en la vuelta de cada esquina te buscaba, eran días de andar con la utopía a cuesta, de saberme y no, de tenerte y no, una tardanza larga preñada de distancias, eran días de sed, de la necesidad de ahogarme en el río de tu piel; y yo que no tengo nada más que la íntima escritura guardada en el bolsillo izquierdo de mi alma, que no tengo más que decires que voy diciendo, hilachitas que voy urdiendo, la palabra, la mera palabra ya no bastaban.-


Ambos relatos pertenecen a la antología inédita Mariposas de Octubre

Horacio Pettinicchi
Pilar, Buenos Aires, Argentina

2 comentarios:

  1. Hay un movimiento en mis sentires. Los dos textos tienen la textualidad de los buenos escritos y un recorrido hacia el amor y la ausencia que seduce, es amplio en belleza y respeto, un lujo de lectura.
    Una lectura para agradecer.
    Betty

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu lectura y tus conceptos, mi querida Betty. Qué bueno saber que éstos y otros textos han sido de tu agrado, gracias por expresarlo.
      Muchos cariños, que estés muy bien
      Analía

      Eliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner