sábado, 28 de mayo de 2016

Abel Schaller


El cuchillo

A su ardua fama y al dispuesto brillo
tal vez le dieron vida el Negro y Fierro;
contarlo no es asunto muy sencillo
porque es callada la intención del hierro.

Olvidadas pendencias, flacas glorias
le conjugaron para siempre el nombre,
pudo ser rabia en manos de los hombres
o acaso honor, ¡es tan falaz la historia!

Trozó en la mesa el pan; de la cintura,
partió por anunciadas cicatrices,
labró iniciales de los aprendices
del puro amor, en las cortezas duras.
Sólo un rival lo pudo en el sigilo,
sólo un rival: el tiempo, ese otro filo.

Paraná, marzo de 2014


El soberano

No tiene orillas ni cauce,
maneja sus horas y sus pasos
con una perfección digna de elogio;
la buena voluntad ajena
le es completamente indiferente,
también algunos gestos
de pobres valentías;
puede andar donde es fácil encontrarlo,
en otras ocasiones, es imposible dar con él.
Se ríe del esmero de las noches largas,
de las promesas y de las estampitas,
y hasta de médicos y curanderos.
Arbitrario, pagano, incontestable,
tan dueño de sí mismo y de nosotros,
el olvido.

Paraná, diciembre de 2014


Abel Edgardo Schaller
Paraná, Entre Ríos, Argentina

6 comentarios:

  1. LA POESÍA DE ABEL SCHALLER , CONOCIDA POR LOS QUE SOMOS DE ENTRE RÍOS, Y QUE VIVIMOS EN SANTA FE, ES SIEMPRE MÚSICA PARA LOS SENTIDOS Y PROFUNDA EN SU CONTENIDO. GRACIAS POR PUBLICARLA!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu lectura y tus conceptos, Vicki.
      Saludos cordiales, que estés muy bien
      Analía

      Eliminar
  2. La poesía de Schaller es natural, hasta en los sonetos lo logra, por algo es conocido.
    Cordial saludo
    Betty

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus conceptos y tu lectura, querida Betty.
      Cariños
      Analía

      Eliminar
  3. No conocía a este poeta entrerriano, pero me ha gustado su "soneto borgiano y su
    otra poesía.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner