miércoles, 20 de abril de 2016

Victoria Servidio


Por qué escribo

Existo, si aún existo
a pesar de tantas desventuras.

No soy una elegida
son pruebas de la vida.

Una fuente de energía
brotó de un profundo lago de agonías
y hoy me baña con aguas cristalinas.

En su canto descubrí un secreto
que alivia las penas:

-Extenderme sobre el papel de mi escritura-.

Secreto que guardo con recelo.
¿Por qué? ¿Para qué? ¿Para quién?
Para sacar mi dolor como el de tantos.

Que en un mar cualquiera
desemboquen como ríos mis palabras
deseando brindar con ellas
lo bueno y bello que aún me da la vida.


Ser

Ser color en el ocaso
ser astro de la noche
ser rayo de sol al mediodía.
Ser pájaro en vuelo
fortaleza de árbol 
ser flor que brinda aroma
sabor del fruto.

Ser río
ser mar, espumar vida.
Ser lluvia mansa
bendecir la tierra
ser brote de trigo…

Ser algo efímero
poder fugarme en un suspiro
para no ser esto que soy
que me está perdiendo.


Ausentes

Si pudiéramos sumar el tiempo
de las ausencias multiplicarlas
por el dolor que nos causaron
quizás nos diera un resultado
el sentimiento no se mide en cifras, ni números
no tiene medida exacta
su intensidad es la que nos marca.

Al hacer vibrar un diapasón
nos dará un sonido
el más agudo, el más grave o el más intenso
al imitarlo en un grito podrá semejar 
la dimensión de lo sufrido.


Inicio y final

Empieza nuestro tiempo
con una bocanada de aire que nos da la vida.
Como una madeja de hilo se devana y se teje
nuestra historia hasta llegar a la última lazada.

Una bocanada de aire inspirada al nacer
que al expandir al pulmón pone en marcha el reloj.
La misma bocanada de más denso contenido
que espiramos al morir cuando lo marca la hora.


Sin miedo

Por qué temerle al tiempo
es acaso un tirano o nuestro dueño?
Cada uno tiene el suyo y si no le saca fruto
Será de él un esclavo nada más.

Exprimirle cada instante
vivir el momento justo
así no llegar
ni atrasados, ni adelantados
al minuto final.


Del libro de la autora: De Musas, lamentos y escrituras

Victoria Servidio
Cosquín, Córdoba, Argentina


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner