miércoles, 20 de abril de 2016

Mirta del Carmen Gaziano


Irremediable la noche

¡Ah!, la noche
insondable espacio etéreo
navegable desde mi espíritu libre y vagabundo

Virtuosa la noche
irreversible
espacio visceral del universo
inmensa apertura sin límites visibles.

Oscuridad
innegable belleza que refleja luces estelares
cósmicos elementos
alivianando mi vuelo
libélula violácea
sin alas.

Confluyendo en esplendorosa rompiente
silenciosa
ilimitada
feliz
¡¡¡Intransferible!!!



Que aunque todo transcurra normalmente
que la vida allí afuera continúa
que cada quién tiene su causa
las percepciones difieren
nada es igual para nadie y menos para mí que gusto divagar por los rincones.

Que no encajo
coincido
recopilo como el común denominador de tanta gente.

El único aliciente que me inspira es la soledad,
la ida y vuelta de mi cruento pensamiento
la mentada felicidad, que para mí no existe
se me escurre como jabón entre los dedos.
No logro foco
la imagen movida me lo anuncia
se presenta alterada a mi mente.

Solo
extraviado
sin mordaz entendimiento

Bramo en auténtico clamor de piedad
es mi auténtico corazón que no confía.


Soy lo que soy

Soy de esas
que recuerdan
que guardan y conservan.

Que lamentan el tiempo y la distancia entre aquellos que amamos
a los que ha sabido entregar sus más caros sentimientos.

Aquellos que mediante extrema confidencia dejaron momentos de sus vidas.
episodios
nostalgias
pasiones
confidencias
los que quisieron o supieron llorar en esos brazos.

Soy de esas que no resignan la ausencia
la espera
la dolorosa postergación
la abulia
el abandono.

Soy aquella que ama sin tapujos
aguarda
no cede
pero
además perdona.


*  *  *

Inexorable
incesante secuencia de cadenas rotas
cristales en vidrios de ventanas
que al tocar van dejando un rastro inconfundible.

Llévenme
dilúyanme
quiero ser agua
¡espuma quiero!
deslizarme hacia un caudal eterno,
¡sin retorno!


Mirta del Carmen Gaziano
Santa Fe, Argentina

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner