miércoles, 23 de marzo de 2016

Sanndy Luna Morales


Su Respuesta

Caminaba a paso lento por la calle sin rumbo alguno, con su mente en blanco con su vista fija al suelo. Cuando sus sentidos regresaron a la realidad, se vio rodeada de una tenue oscuridad, la noche comenzaba a caer y caminaba a través de dos altos edificios en una calle angosta. Vio sin mucho importarle que estuviera en una zona de la ciudad que no conocía. Buscaba frustrada el porqué de su existencia. Vio sus manos temblorosas, húmedas, frías y las estrujó en un fuerte puño –No más- susurró para sí misma. Siempre había sentido que no pertenecía a ningún lugar -¿A dónde pertenezco?- Se preguntaba con tristeza.
La noche caía mientras las sombras comenzaban a moverse a su alrededor. Ella vestía botas de cuero marrón, falda azul y una camiseta negra. Su pelo castaño despeinado le llegaba un poco más abajo de los hombros. Los tacones de sus botas dejaban un rastro de eco con cada paso, llamando a todo lo que estuviera oculto en la profundidad de la noche. Sus manos no dejaban de temblar cuando unas pisadas acompañaron a las de ella.
La luna brillaba en lo alto del cielo, iluminando aquel oscuro callejón, ella se detuvo pero los otros pasos continuaron acercándose. A lo lejos frente a ella había dos hombres viéndola fijamente. Sus manos comenzaron a temblar más que antes, su corazón comenzaba a agitarse. Dio un paso atrás para regresar pero dos fuertes manos la tomaron de los hombros –Una gatita perdida- dijo una voz profunda y gutural –Por favor no- suplicó ella mientras una lágrima rodaba por su mejilla. Los hombres que había visto a lo lejos ahora estaban frente a ella. Uno rozaba su pierna derecha mientras que el otro que la sostenía besaba su cuello. Lo peor estaba por pasar.
Gritos desgarradores irrumpían en los solitarios callejones de los alrededores. El sonido de huesos quebrándose advertían a cualquiera que era peligroso acercarse. No importaba cuantas veces se pidiera auxilio, nadie llegaría por el temor de no sufrir el mismo destino. Los gritos se apagaban, el silencio se apoderaba nuevamente de la noche, la luna seguía brillando y nuevamente los pasos comenzaron a hacer eco en las paredes del callejón.
Una sonrisa se marcaba en su rostro, una nueva sensación agitaba su corazón. Quitó una gota de sangre de sus botas y siguió caminando hasta perderse en la oscuridad, un aullido se elevaba hasta el cielo. Ella había encontrado su lugar, había encontrado su respuesta. Ahora sabía que pertenecía a la noche.


Sanndy Luna Morales
El Salvador

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner