miércoles, 23 de marzo de 2016

Haidé Daiban


En un tiempo

En un tiempo de arrabales
y perdidas callejuelas,
entre brumas de la tarde
las horas se hacían pequeñas,
y el mate se entibiaba
acunado por las manos
que cansadas se rendían,
en aleteo de pájaros.   

Al envolverme la noche,
surgió un silbido lejano,
su melodía ocupaba
mi esperanza de arcanos.
Aguijones mi cabeza
En recuerdos se partía,
Y fue tu perfume, promesa,
De una brisa de caricias.    


Fugitiva

Fugitiva de las horas y los días,
Fugitiva de la cárcel de memorias

soy cautiva en cada etapa
con los grillos de la pena
incrustados a la espalda.

Acantonada en mi fangal
y, venial en la queja

dejo celdas, a sabiendas
de otras celdas,
trepo muros
a sabiendas de otros muros.
    Viva y de pie.


Errabundo

Camina, el caminante errabundo,
Famélico de guías,
De cartas fluviales, tan azules,
De aire sin hedores,
De rostros sin espasmos.
Camina como arriero
De su propia carcaza,
De sus amigables incertidumbres.
Marcha,
Fabula playas
   Que no ha visto
     Y arenas de bronce.

Allí se tenderá
Esperando los trotes del viento,
La espuma que lo acune.
    El fin de los caminos.


Vieja agenda telefónica

Nombres y más nombres.
La dirección borrosa,
la característica telefónica
ya inexistente. 
Rostros que son,
   que fueron 
   y alguno olvidado.
Personajes truculentos.
Conocidos ocasionales.
Familiares lejanos.
Amigos de siempre.
Combinaciones caprichosas
De iniciales heredadas.
Cada tanto brota
Un nombre diluido
y alias encomiables. 
Letras, números y letras
En mis manos de titiritera.
Mágicamente, algún renglón
    remarcado, refulge
    en el recuerdo.
 Otros desaparecen
     o se sustituyen 
 por un nuevo sonido
 con nombre y domicilio.
 Señas bosquejando
 lejanas facciones
 y algún impreso
 con su morada perdida.
 Absueltos
    que brotan en esperpentos
    de lo que fueron.
 Y están los muertos, instantáneamente,
     bajo el trazo firme
     de una línea recta.


                                            Del libro de la autora: Los Indicios

Haidé Daiban
Buenos Aires, Argentina

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner