miércoles, 23 de marzo de 2016

Daniel Abelenda Bonnet


Un verano con Viviana (Pinamar, 1988)

A  V.C.

Todo en nosotros
Fue fugaz milagro
Un choque de planetas
Bajo un cielo de estío
Contando estrellas cómplices

Y el mar borrando
Huellas en la arena
Aquel exceso de luz
Fue un anticipo de
Nuestra invencible
Inmortalidad de 20 años.


Brasilia (a Roberto Bianchi)

Tienes que partir
Hacia lo que no es
Para que sea
Tienes que soñar
Lo que no existe
Para que exista
Como gritar en el desierto
O levantar una ciudad
En medio de la nada.

(Lo imposible sólo lleva un poco más de tiempo).


Poema de otoño

“Engañando al infierno / con la obviedad humana.” W.H. Auden

Bajo un tibio sol camino
Lentamente ya sin prisa
No voy a ningún sitio y
Esta plaza es mi horizonte

Hoy me basta con respirar
El aire de un tarde de Abril
El pasado se ha esfumado
-lo que no fue ya no será-

Crujen las hojas amarillentas
¡vaya si es extraño vivir así!
Engañando a la muerte
Con pequeños pasos de hombre
Huyendo siempre hacia adelante.


Domingo bajo el parral

Tarde, tedio, tregua…
Todo ha terminado y
Todo habrá de comenzar
- Sísifos modernos tras la quimera del éxito-.
Será lunes otra vez
Beber otro café
La misma camisa
Los mismos pantalones
Y seguir laburando
Para esquivar apenas
La puñalada de
Otro domingo taimado.


21 / Autonomía de vuelo

Piloteando con coraje (sin G.P.S.)
El poeta vuela encima de las nubes
Sueña y teme, hombre también él,
Que puedan fallar los motores
El poeta va, humano como ellos,
Los que han quedado en tierra
Atrapados en shoppings, aeropuertos
-pasajeros siempre en tránsito-
Comprando una felicidad plástica
En 48 cómodas cuotas mensuales.


Daniel Abelenda Bonnet
Carmelo, Uruguay


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner