miércoles, 23 de marzo de 2016

Amalia Mercedes Abaria


Alma de desierto

                          A una piedra de Córdoba

Ah, silenciosa
y circunspecta,
gris, con alma de desierto.

En mi extrañeza humana
cae tu firme soledad
hacia el instante de luz,
como de plata.

Y veo allí secretos
de pájaros antiguos
y el silencio de hombres
rompiendo minerales,
buscando tu belleza
de cuarzo, tu fragmento
de estrella.

Resplandeciente
y oscura,
sigilosa,
raíz de la montaña.

Sólo los puros amarán
tu abatido magma
disuelto,
el cristal apagado.

Rigurosa piel, quebrada y viva


El musgo y la calma
  
Solo, en la penumbra,
el sobreviviente del mar
tiende su planicie verde
sobre la larga pétrea
y descansa

Cómodo en el muro
instala sus vegetaciones
                         de orden
                         y constancia
y como el antiguo reptil
que lo horadaba,
ama la húmeda
                colonia de la sombra.

En espera silente,
                busca en el cielo
el ángel de la lluvia
y su médula seca, entonces,
bebe el diminuto manantial
pasivamente

Es bueno sentir
              su presencia
compañía de la calma
y el silencio.

Pisadas ausentes, a veces
lastiman ese pequeño, gran mundo
                               esparcido

o un caballo, también,
                                       
roza la frágil, fina capa
                         de verde, verde musgo
¿Hay lágrimas?


Todos hemos pisado,
                         alguna vez,
el tendido musgo,
                         nuestra calma.


Poemas anteriores pertenecen al libro El Musgo y la calma, Ed. Botella al Mar, 2013


La finitud
 
Es un muro que nos espera
o la sombra de ese horizonte
que aún lejanamente vislumbramos.
 
Se encuentra entre la luz y las cenizas
entre el alba y la noche
entre la vida y la muerte.
 
Queremos olvidarla,
hacerla desaparecer
taparla con una túnica verde
con árboles a los costados.
 
Pero está,
muda y remota,
invencible,
como una bella roca,
esperando en el final del camino.

          Último poema pertenece a Caminos. Ed. Botella al Mar, 2009


Amalia Mercedes Abaria
Capital Federal, Argentina

4 comentarios:

  1. Amalia, tan lindo leerte en la revista de Analía, con sus selecciones tan bien escogidas.
    Te envío un abrazo
    Betty

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aprecio tus conceptos, querida Betty. Que estés muy bien

      Eliminar
  2. Muy lindo material, Amalia. Gracias. Laura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu lectura, Laura. Que estés muy bien

      Eliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner