jueves, 26 de marzo de 2015

Ramón López Díaz

La carta

Para: un pedazo de cuerda que se quemó.

Hoy me dio por recordarla, después de todo este tiempo la volví a ver en cada rincón de cada lugar y quisiera contarle que la necesidad de olvidarle ciertamente no ha sido tarea fácil, llegué a buscar su boca en otras bocas pero ninguna llegaba a transmitir esa misma materia viva que dejaba caer en cada beso, la textura que su cuerpo dejaba cuando habitaba mis manos, los lunares en los que solía viajar las noches que pasé a su lado. Su ausencia en mi vida se está acumulando, cada segundo, hora y día.
en momentos me canso de este amor no correspondido, de que la única forma en que esté a mi lado es entre las letras que me inspira su ausencia, estoy entendiendo que lo efímero es parte de la vida y no descarto la idea que mientras yo la recuerdo entre letras usted esté durmiendo con otro, y la parte del sexo no es la que me desagrada, es literalmente que duerme con alguien más, que tiene a alguien que amanece a su lado, que piensa en usted y esta vez no soy yo; encontró una luz que supo iluminarla mejor de lo que esta vieja lámpara pudo hacerlo. En resumidas cuentas usted tiene a alguien a quien yo no tengo porque la sigo esperando a usted.
nuestro amor fue como una cuerda donde los extremos no se quemaron al mismo tiempo y por mala suerte me tocó ser el extremo que se quedó, mientras que el suyo se quemó cual hoja de papel y se fue.
la realidad del por qué le escribo esto es para no tener que llamarle o decírselo de frente, para si me armo de valor enviárselo algún día en alguna hora y que tenga la certeza que usted es mi musa y en estos últimos versos que le escribo decirle que cada sístole y diástole como cualquier palabra aquí escrita le pertenece y que ojalá en esta o en otras vidas nos volvamos a encontrar.

Atte: una vieja lámpara.


Ramón López Díaz
Matehuala, San Luis Potosí, México
      

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner