jueves, 26 de marzo de 2015

Leonardo Zapata

34

Qué distantes mis notas,
sería estúpido continuar sin estrellas,
cuando la Habana,
esa lucecita en el puerto universal
es la amante indiferente
parecida al gran poema
de los amigos que se fueron,
de las novias que ya no están,
del poeta que ya no existe
cuando te miras en ese espejo
y tropiezas con ese extraño
a mitad de la ventana
y que todos confunden
con el retrato de un amor
amorosamente vivo
en el recuerdo.


35

En la planta de los pies
no hay nada oculto bajo la Tierra,
hay piedras dentro de la jaula de los pies desnudos,
la misma saliva escandalosa de siempre,
los temblores de las huellas,
la respiración apretada de la ciudad,
la mierda ciega de los pasos
y los cigarros encendidos
señales intermitentes del tumor de los dioses.


42
Renuncia poética

En aquél minuto
tu hermosura de aventura,
el beso de tus manos
escribe con dos alas imparables,
oh misterio enguantado de las estatuas
que aletean los párpados,
que miran tan lejos del orgullo de sus llagas,
hoy has vuelto santamente en el milagro pasional
como a una extraña que hospedar
en el seso de tanto pulir sin causa,
porque cuando pareces lograda te vas,
vuelves tu cabeza hacia adentro
donde vivimos cosidos,
tú en el azar
yo en mi propia garganta,
otra vez desde lejos
pidiéndote emoción palpitante,
poesía.


48

Hacer el amor en la espera del poema,
en cuidados: el azúcar,
el amarillo en cautiverio,
las hormigas de mis avaricias,
hasta ser padre de la piel de unas manos
que tienen hambre dentro de nosotros
dolorosamente,
mi instinto de penetrar
la profundidad que tú edificas
cuando abres las piernas,
la maleza de un hueco indefinible,
el último destino de la primera sed.

  
50

El periódico de ayer
en su derecho de hablar
a la vista de todos
vuela por la ciudad,
se enreda en los pies
para volver a subir
igual que antes
como una camisa desprendida
de la tendedera de la tarde,
todavía enrollado en el esqueleto
de la mano del último lector
de siempre.


Leonardo Zapata
La Habana, Cuba

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner