domingo, 14 de diciembre de 2014

Jorge Omar Hermiaga

Soñar con la panza vacía

Los pies no van tan alto
como Ícaro
se apoyan en la tierra,
sienten los escombros
                               del camino,
se atragantan con espinas
de injusticias,
no se secan a pesar
que siempre es más de lo mismo
el discurso sigue igual
hace crujir la memoria.
      Soñar
               si la panza está vacía
no es un brindis de pizza
champán y mariposas.
Es alquilar pesadillas,
    es el sueño de los tontos que creemos,
        es permutar la calabaza
por una limusina.
Algunos comen todos los días
siempre hay una boca que se abre
y un pan que no se come
aunque algún incoloro
muera de hambre.
Hermano salpicado por el barro
                                    yo te escribo,
tal vez algún día
                                     vos me leas.


Cría

Más allá…
                    Cadenas,
en épocas duras
me amarran al muelle,
como el salmón
buscaré nuevo horizonte,
río arriba iré
     a devorarme la corriente.
Caminaré sobre el lecho seco
del arroyo
quebrarán mis pies la tierra
hablarán otro idioma
las sandalias,
en otro puerto
donde no flote basura
que salpique la cría.


De la noche

Hay un olor a manzanas
que no cesa
el perfume se instala
en los túneles oscuros de su piel,
escasos trapos y
un tatuaje mariposa en el vientre
que apenas deja verse,
por los suaves revoleos de cartera.
En la esquina,
                  apagada,
                            hamacándose
espera el alba,
        fasos y birras
             rodean su cartel de venta.
Igual yo la compré
                                pero te juro,
me enamoré de ella y
                       su noble profesión.


Corto poema de la vida

Al borde de explotar la tierra
uno sale de color radiante
buscando el arco iris.
Ve la grieta en el muro del tiempo,
intenta seducir bajo un paraguas
                                        las ideas,
guarda en los huecos secretos
del abismo,
                 un abrazo y un recuerdo
para resucitar los cuerpos.
Observa el calendario
moverse
- Siempre adelante-
sabe que las agujas
no tienen un motivo para morir
pero no se detienen y
cuando el verso se ahoga
en la pena de una despedida injusta
piensa, (por fin)
en ese corto poema
                                 que es la vida.


Del libro Soñar con la panza vacía. Ediciones La Luna Que, Buenos Aires, Argentina, junio 2014

Jorge Omar Hermiaga
Moreno, Buenos Aires, Argentina

8 comentarios:

  1. Felicitaciones Jorge.. tus poemas me impactan siempre por su realismo mágico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu lectura, Teresita.
      Saludos cordiales, un buen año
      Analía

      Eliminar
    2. Gracias por tus palabras Teresita......jor.

      Eliminar
  2. ah, qué belleza de estilo, cuánto realismo acompañado de tristeza y ternura. permiso para copiar y tomar como modelo en mi taller, marzo 2015, Dios mediante. abracito y felicidades. susana zazzetti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco tu lectura, Susana. Me complace que puedas utilizar alguno de los textos incluidos en la revista con voz propia.
      Saludos cordiales
      Analía

      Eliminar
    2. Es un honor para mi Susana, Muchas gracias por tus palabras.

      Eliminar
  3. y mis felicitaciones a vos, analía, sé de tu trabajo. y su resultado. felicidades!. susana zazzetti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tus conceptos, Susana, muy bien recibidos.
      Cariños, un buen año
      Analía

      Eliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner