domingo, 14 de diciembre de 2014

Jesús María Ludi

El ángel de la guarda

Muchas veces nos hemos caído
Pocas nos hemos levantado
Cuando ya la fuerza no nos da abasto
Está el ángel que nos levanta.

Caminando en la oscuridad
Entre el frío y la soledad
Y el enemigo que me quiere acobardar,
Me está llevando de la mano
Ese alguien que no puedo visualizar
Pero que a mi espalda jamás desprotegerá.

He estado un tiempo enfermo
En cama y consumiendo remedios,
Y aquellos que se lamentan
Por lo que estoy padeciendo

De pronto me vieron caminar
Como si nada hubiera existido,
Yo con ternura les digo
Que un ser supremo 
Me ha protegido.

Vaya adonde vaya
Haga lo que haga
Siempre estaré con un arma
Que es el mismo ángel de la guarda.

10/09/2014


La Cordillera de los Andes

En el continente americano
Allá bien al sur encontramos
Más que nada entre Chile y Argentina
Tierras elevadas que formaron
Una zona cordillerana.

Donde en el siglo XIX
San Martín y sus aliados
Ensillaron los caballos
Partiendo desde Buenos Aires
En busca de nuevos territorios
Y por sorpresa con los Andes se toparon.

Cuando la vieron
Los soldados exclamaron:
-Mi General, no la vamos a poder cruzar-,
Pero sin dar marcha atrás San Martín
Manifestó: -Hombres de rudeza,
Nada nos detiene, somos invencibles
Y lucharemos con grandeza-.

Y así continuaron adelante,
Este prócer argentino
Con su mirada fija en el camino
Y con el sable en el aire
Iba escribiendo su destino.

Cuando llegó al otro lado
Les dijo a sus amigos:
-Miren este pago
Porque muy pronto de esta tierra
Una nación hará flamear su bandera-.

Hoy en la actualidad
Esta cadena montañosa
Cuando el sol la nieve toca
Se derrite bajando por la pendiente
Que abajo las parras sonrientes

Esperando con ansias esa agua
Que nutrirán sus troncales
Para que éstas den
Unos vinos ejemplares
Que harán hablar demás
A todos los chusmas barriales.


Jesús María Ludi. Paraná, Entre Ríos, Argentina


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner