martes, 4 de noviembre de 2014

Jeremías Vergara

La filarmónica de la vida

Comienza sonando el silencio,
de la oscura y profunda sala.
Ellos están ubicados de la misma manera,
los agudos
los graves,
con sus bellas y tristes cuerdas
a los costados y frentes.
Detrás en medio alto,
en la tiniebla,
aquellos vientos y oscuros susurros,
primero las maderas
luego el metal.
En el abismo,
la percusión de aquéllos que llegarán al frente,
sus golpes desafiarán al siniestro,
aquéllos que desafían al silencio.
El principal sube
donde obtendrá el control,
ellos listos están.

Comienza la pieza…
Los cuerpos de cuerdas,
de alabanza
en penas.

¡Comienzan!

Lentos y se acompañan
las teclas de aquel órgano tubular
camina con la melodía,
mientras en el frente las manos guían la sonata.
Comienzan los vientos,
la madera deja salir el agitado aire,
los dedos espectrales sostienen las notas
en el fondo comienzan los agitados tambores,
pero no están aún en su gloria.

La orden sostiene
que los telarañosos violines
entonen a las alturas
los contrabajos responden de la misma manera,
las trompetas,
trombones los llevan al cielo,
las percusiones acompañan la intención,
aquellos músicos están en lo más alto,
en su plenitud,
es su luz,
la última que tal vez sientan,
retratan la sonora belleza en el oscuro y espeso aire.

Quien da la orden en luz de vela
aún sigue sosteniéndose en pie,
difícil es cuando la coherencia se vuelve intranquila,
la locura se apodera,
la ambición comete un crimen,
toda la filarmónica suena,
en tan bella sonata donde vive,
y con tal fuerza se refleja,
con tanto poder,
que quien dirige
ya no se puede sostener,
la música es tan viva como la misma vida
de aquéllos que tocan en la muerte,
aquél que dirige no es más,
que quien ha elegido
cómo vivir esa vida que ya no le pertenece,
detrás de aquella espalda adolorida,
a punto de caer,
está el valle oscuro y rabioso,
están todos aquéllos
que quedaron al paso.

La pieza ha sido tan fuerte
que las antiguas velas se encienden,
aquéllos que pintan musicalmente las tinieblas,
en cadavérica angustia, apuntan la mirada al frente,
ellos fueron tan fuertes para sostener
a quien no los quiere abandonar,
a quien frente de ellos está.

El tiempo aún no se ha salido de control,
sus débiles y muertas piernas
son tomadas por la gloria,
una vez más está en lo alto para seguir,
aunque el cielo y el infierno prestado de sus suelos piden el silencio,
el silencio de los hombres,
el silencio que da muerte.

Aquí los ángeles y los demonios luchan,
por sólo un lugar para poder oír,
mientras ellos no dejan de tocar.

En las profundidades se oye el réquiem de los muertos,
las cuerdas,
vientos y percusión,
ellos no dejan de tocar
aún en la tempestad de aquel oscuro lugar,
en aquél donde mortales ya no son,
donde el hombre sólo es espectro,
donde la música sigue siendo música,
música para los seres,
que fueron hombres,
hombres que fueron músicos
músicos de las tinieblas,
tinieblas para la oscuridad,
oscuridad para aquéllos
que viven ahora en ella.


Del libro Tierra silenciosa


Jeremías Vergara. San Martín de los Andes, Neuquén, Argentina


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner