martes, 26 de agosto de 2014

Liliana Marengo

Atemporal

Voy a tratar de convencerte que no tengo edad
Quién me va a creer que nací hoy si el cuerpo me creció
Y quién me va a creer que naceré, si estoy aquí.
Voy a tratar de convencerte que soy atemporal
Que nací ayer, que nací hoy, que naceré. 


¿Qué se habrá hecho?

¿Qué se habrá hecho de esos dos seres que se entregaban
Y se amaban en un instante para siempre?
¿Se habrán perdido en el espacio o confundido en el misterio del amor?
¿Se habrán caído de la tierra o habrán nacido en un planeta luminoso?
Qué se habrá hecho de esos dos amantes y del contacto de sus manos.
Las impresiones en sus cuerpos ¿Habrán sellado aquellos días?
¿Y esa armonía que sintieron?
¿Qué se habrá hecho de esos dos viajeros
Y del destino que los puso frente a frente?
Qué se habrá hecho de ese abrazo y de ese beso
¿Su universo?
¿Ellos?
Qué se habrá hecho, seguro algo se ha hecho
Porque a pesar del tiempo transcurrido
Huyen como escapados en el olvido y vuelven.
Sí siempre vuelven, a reencontrarse en el recuerdo. 


No resistió

No resistió
El sexo
El nacimiento
El desconcierto lo precipitó sobre la noche
Y tuvo mucho miedo.
Lo devoré sin darme cuenta.
No se aguantó la histeria
La loca atropellada
La reprimida, la revolucionaria.
Sobrevivió como pudo
A manotazos, salvándose de apuro
Y se tomó el primer tren
Con un pasaje de vuelta. 


Una reina

Estoy terriblemente enojada
Esta mañana he pensado que te arrastro.
No me atrevo a dejarte en otras manos
Ni a convencerme que amas a otra.
Soy terriblemente orgullosa
Una reina loca que no afloja
Y que te quiere aquí.
Te ordena, te condena, te atrapa
Una reina terriblemente egoísta
Guerrera, ambiciosa, mala
Y que te quiere sólo para ella.
Si no fuera reina te compartiría con otras princesas
Dejaría que alguna otra estrella te ilumine
Pero soy egocéntrica.
Quiero que gires alrededor de mi cintura
Y subas a todos los recodos en mi nombre
Que te ausentes de todas las conversaciones
Que no duermas por pensarme
Y que te escapes para escribirme.
Una reina muy caprichosa y engreída
Que utiliza todos los hechizos
Y enciende todos los fuegos para que no te resistas.
Y si aún así me sigues
Si no claudicas de esta fiera, seré exclusiva.
Llora, yo sé lo que te digo
Te llevaré conmigo.
Quiero verte rendido a mis pies.
Entonces acariciaré tu cabeza que juguetea con la nobleza
Y te haré feliz. 


Liliana Marengo. Buenos Aires, Argentina


--
No duermas para descansar, duerme para soñar. Porque los sueños están para cumplirse.
Walt Disney
--

2 comentarios:

  1. Estoy segura de que no es primera vez que leo a Liliana. ¿Letras Kiltras, tal vez? En todo caso, y a pesar del poco tiempo del que dispongo, siempre me gusta hacerlo!

    Saludos desde Chile.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu lectura, mi querida Amanda. Gracias por estar siempre presente y con tan elogiosos conceptos.
      Un abrazo apretado, mis deseos de días plenos de armonía y alegría
      Analía

      Eliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner