martes, 26 de agosto de 2014

Laura Beatriz Chiesa

Tiempo

El tiempo atraviesa el espacio.
Atrapa los sueños y las pasiones.
Eclosiona en el ser
riendo o gritando a la injusticia.
Ausculta el latir
e interpreta los humores
que mojan por dentro.
Vive mientras vive la vida
luego, silencioso, retira su equipaje.
Apaga ese reloj
mientras, obligadamente,
continúa auscultando
al que aún, ríe en su camino.


Indiferencia

Los celos de un fósforo incendiaron la escena
con sus chispas de festejo inoportuno.
En instantes una bocanada de fuego y humo
ascendió sin control y pintó,
en el vacío, sus anuncios de hollín.

La indiferencia pasaba sobre ruedas,
exclamando monosílabos sin socorro.
El agua llegó tarde, las lágrimas también
y las cenizas volaron, demasiado libres,
desdibujando los límites de ayer.


Destino implacable

Quise hacerme amiga de tu nombre,
caricatura con nombre masculino.
Eres el eterno doble de la vida
permanente interceptas mi camino.
No eres equitativo, sí implacable.
Eliges caminos muy sinuosos
y pretendes que sortee el examen
que me planteas, a diario, irrespetuoso.
Con algunos sonríes desde siempre,
a otros los inundas con el llanto,
que les haces brotar por sus dolores
o pérdidas sentidas con quebranto.
Creemos con fe, poder vencerte.
Eres burla constante mientras vives,
porque tienes el poder de lo imprevisto
y sabes que, al final, sólo tú ríes.
Compañero permanente y altanero.
Interlocutor de éste, mi sino.
Ilusión de vida. Esperanzada muerte.
En resumen, sólo eres mi destino.


Cortejo

El pétalo se abrió.
Un insecto alborotado,
pretendía violar el cerrojo del polen.
Insistente le zumbaba
cosquilleando, en la cintura floral.
Pretendía llegar al néctar
que negaba su esencia,
como dama pudorosa.
Al fin, el peso de su cuerpo
ganó la batalla.
Saboreó, largamente, la dulce gota de la vida
y se alejó, en pos de otro cortejo,
para cumplir el ciclo.


Laura Beatriz Chiesa. La Plata, Buenos Aires, Argentina


--
La inteligencia no podría representar mucho tiempo el papel del corazón.
François de La Rochefoucauld
--

3 comentarios:

  1. Laura, como ya he leído poemas tuyos itero que la altura de tu palabra no decae y si tuviera que elegir uno me aferraría al primero que con tanta gracia define al tiempo y su recorrido.
    Desde Rosario, mi afecto
    Betty

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus conceptos, mi querida Betty
      Un abrazo, un buen día
      Analía

      Eliminar
  2. Gracias, Betty, por tu comentario que me halaga. Mi abrazo para ti, Laura.

    ResponderEliminar

Muchas gracias por pasar por aquí.
Deseo hayas disfrutado de los textos seleccionados en esta revista literaria digital.
Saludos cordiales
Analía Pascaner